domingo, 21 de febrero de 2016

Dos módulos móviles prepararán sobre el terreno una base rusa en la Luna

Rusia planea crear una base lunar habitable. En el marco de este ambicioso plan, el país enviará, entre otras cosas, dos nuevos módulos lunares al satélite de la Tierra después del año 2020, según el proyecto del Programa de Investigaciones del Sistema Solar hasta el año 2025, redactado por la Ac




Rusia planea crear una base lunar habitable. En el marco de este ambicioso plan, el país enviará, entre otras cosas, dos nuevos módulos lunares al satélite de la Tierra después del año 2020, según el proyecto del Programa de Investigaciones del Sistema Solar hasta el año 2025, redactado por la Academia de Ciencias de Rusia.
De acuerdo con este documento, los objetivos principales de las misiones lunares serán la exploración de las regiones polares de la Luna, en las que se han encontrado hielo y sustancias volátiles, así como de la exosfera lunar de gases y polvo.
Se planea llevar a la Tierra unas muestras del suelo lunar de las regiones polares para su posterior análisis, incluido el de la estructura fina y de la composición isotópica. Además los científicos planean elegir las zonas lunares más apropiadas para la instalación del polígono lunar.

Te puede interesar: Las 4 'brujas' nazis que aterrorizaron el mundo con sus sádicos crímenes



Durante la primera etapa del programa, que se iniciará en 2015, dos sondas, Luná-Resúrs y Luná-Glob, investigarán los dos polos del satélite. La sonda Luná-Glob contará con una perforadora que podrá tomar muestras del suelo a una profundidad de hasta dos metros.
En la segunda etapa de las investigaciones llegarán a la Luna los módulos Lunojod-3 y Lunojod-4. Se planea que puedan trabajar en la superficie del satélite durante cinco años y desplazarse desde el lugar de aterrizaje a unos 30 kilómetros.
Lunojod-3 empezará su misión después de 2020. Entre otras cosas, recogerá muestras del suelo lunar y participará en diferentes experimentos científicos y tecnológicos con los módulos lunares de otros países.

Te puede interesar: Los 10 síntomas del cáncer que pueden pasar desapercibidos



Durante la fase final de la misión, el Lunojod-3 llevará las muestras lunares al lugar de aterrizaje del Lunojod-4 (se calcula que esto ocurrirá en el año 2022). El Lunojod-4 deberá aterrizar lo más cerca posible del Lunojod-3. Las señales de radio permitirán al módulo localizar a su 'hermano' en la superficie del satélite terrestre.
En 2023 se lanzará a la Luna un módulo de aterrizaje con un cohete que alunizará cerca de Lunojod-3 y Lunojod-4. Luego las muestras lunares serán trasladadas de estos módulos al cohete, que las llevará a la Tierra.
Todos los aparatos que se queden en la Luna formarán parte de la infraestructura del futuro módulo lunar. Los datos obtenidos tras las investigaciones de las muestras lunares serán usados para elaborar y mandar al satélite de la Tierra nuevos aparatos espaciales que se usarán para realizar experimentos de producción de agua, oxígeno e hidrógeno empleando los elementos de la superficie lunar.

Te puede interesar: Fotos: En camas 'flotantes' y de lujo: Así volaremos en el futuro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario