Ir al contenido principal

Japón se lanza a una conquista espacial más práctica y 'terrenal' que la de EE.UU. y China


Movida por ambiciones más asequibles que las de sus competidores, la agencia espacial japonesa cuenta con un presupuesto mucho más reducido.



Mientras Estados Unidos y China invierten miles de millones de dólares para ser los primeros en enviar a una persona a Marte, Japón prefiere centrarse en objetivos más sencillos, con mucho menor presupuesto y gasto, orientándose a la exploración con sondas de Venus y de Mercurio con el objetivo de predecir el futuro de la atmósfera terrestre y canalizando los resultados de sus esfuerzos científicos hacia nuestro planeta, informa Bloomberg.
Con un presupuesto casi diez veces inferior al de la NASA, que asciende a los 19.000 millones de dólares, la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA) ha lanzado al espacio sondas a Mercurio y Venus, como la Akatsuki ('amanecer', en japonés), para estudiar sus campos y ondas electromagnéticas, y ha puesto en la órbita de nuestro planeta satélites para observar los movimientos de la corteza terrestre que pueden predecir futuras erupciones volcánicas y terremotos, además de satélites de telecomunicaciones y de navegación. También ha enviado al espacio sondas para explorar agujeros negros y asteroides en busca de agua.
La sonda espacial Akatsuki
En el marco de la conquista del planeta rojo, JAXA cooperaría con la NASA, aunque sus esfuerzos se centrarían en desarrollar métodos para mejorar el reciclado del agua, un aspecto primordial para los viajes espaciales de larga duración. Gracias a la inversión más que modesta del Gobierno de Tokio de 1.063 millones de dólares, la JAXA ha conseguido mucho con muy poco.
Ejemplo de ello es la sonda espacial Hayabusa, que en 2010 fue la primera en regresar a la Tierra con las primeras muestras obtenidas de un pequeño asteroide para su análisis, el Itokawa, y con un coste de construcción de unos 100 millones de dólares. En 2014 fue lanzada su hermana, la Hayabusa 2, para recoger muestras de otro asteroide en 2018. Por su parte, la sonda Akatsuki, que fue lanzada en 2010, logró entrar en la órbita de Venus en 2015 y envió en 2016 los primeros resultados sobre el estudio de la superficie y la atmósfera del segundo planeta del Sistema Solar.
En cualquier caso, cabe destacar que el coste de lanzamiento de un cohete espacial japonés se encuentra entre los más caros, muy por encima del costo de lanzamiento de los estadounidenses, chinos y rusos. Mientras que el lanzamiento de un cohete Falcon 9 del proyecto Space X de Elon Musk cuesta unos 62 millones de dólares, el lanzamiento de un cohete japonés H-IIA alcanza los 90 millones. Por ello Tokio ha invertido en el desarrollo del cohete H3 con el que espera reducir los costes a la mitad y cuyo primer vuelo inaugural espera realizar en 2020.
Asimismo, y con la mirada puesta en nuestro planeta, la agencia JAXA ha invertido dinero y esfuerzo en sus astronautas para realizar estudios y experimentos científicos en gravedad cero, a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI), que contribuyan a la investigación farmacéutica y a crear péptidos (compuestos formados por la unión de un pequeño número de aminoácidos) para desarrollar nuevos medicamentos en diferentes campos de la medicina. Estos experimentos se realizan en el Módulo de Experimentación Japonés (JEM) conocido como Kibo, acoplado desde 2008 a la EEI.

Te puede interesar: Relacionan un capítulo de la serie con la tragedia del Chapecoense

Te puede interesar: Los científicos revelan qué deportes le salvarán la vida

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Científicos se topan con "una pesadilla geométrica" en el Sistema Solar

La magnetosfera de Urano presenta una anomalía que ha sorprendido a un grupo de científicos estadounidenses.



Como si tuviera un interruptor y pasara del 'on' al 'off'. Así funciona la magnetosfera de Urano, según una nueva investigación llevada a cabo por científicos del Instituto de Tecnología de Georgia, EE.UU. La magnetosfera del séptimo planeta del Sistema Sola se abre para el viento solar, pero muy pronto se cierra desviándolo, proceso que la distingue, por ejemplo, de la de la Tierra, que se abre o se cierra dependiendo del campo magnético del viento solar. Este proceso es diferente en Urano porque gira "yaciendo sobre su lado", según concluyen los científicos estadounidenses. Y, en concreto, porque su eje está inclinado en 60 grados. "Urano es una pesadilla geométrica", comenta Carol Paty, investigadora que participó en el estudio. "El campo magnético gira muy rápidamente […] Cuando el viento solar magnetizado choca con este campo en la …

El Sol podría tener un 'gemelo malvado' llamado Némesis

Un estudio nuevo apunta a que nuestra estrella nació junto con un gemelo que orbitaba alrededor del mismo punto.



Los resultados de un reciente estudio realizado por astrofísicos de las universidades de Harvard y Berkeley publicado en el portal especializado arxiv.org sugieren que en el momento de su nacimiento, el Sol podría haber tenido un 'gemelo' llamado Némesis. Se trata de un fenómeno llamado sistema binario, que es bastante habitual en el universo, cuando dos estrellas cercanas orbitan alrededor de un centro de masa común. En su investigación, los científicos suponen que el nacimiento de la mayoría de las estrellas va acompañado de la creación de un sistema binario, lo que puede significar que nuestro astro rey tuvo un gemelo. Gemelo 'malvado' Los investigadores recuperaron la hipótesis de Némesis (bautizado así en honor a la diosa de la venganza), propuesta por el físico R. A. Muller en 1984. Según el científico, Némesispodría haberse convertido en una enana marr…

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.