Ir al contenido principal

Un extraño objeto se mueve dentro de las nubes de gas interestelar a 120 kilómetros por segundo


Los científicos lo han bautizado como Bala y creen que podría estar formado a partir de un agujero negro errante, desconocido hasta este momento.



Astrofísicos de la Universidad de Keio (Japón) han encontrado un extraño objeto espacial que se mueve dentro de las nubes de gas interestelar a una velocidad de 120 kilómetros por segundo. Los científicos lo han bautizado como Bala y creen que podría estar formado a partir de un agujero negro errante, desconocido hasta este momento, que se encuentra en los confines de la Vía Láctea, informa un comunicado de la página web del observatorio de Nobeyama.
Es difícil localizar agujeros negros con los telescopios, por la sencilla razón de que son completamente negros. Pero en algunos casos, los agujeros negros provocan efectos visibles. Por ejemplo, si un agujero negro tiene una estrella compañera, el gas que fluye dentro del agujero se arremolina alrededor de este en forma del disco. Este disco se calienta debido a la enorme fuerza gravitacional del agujero negro y emite radiación intensa.
Un equipo de investigación dirigido por Masaya Yamada y Tomoharu Oka, utilizaron unos telescopios situados en Chile y en Japón para estudiar una nube molecular formada por remanentes de la supernova W44, situada a 10.000 años luz de la Tierra.
Allí, dentro de estas nubes de gas que han quedado de la estrella, es donde detectaron esta materia estelar que acelera rápidamente y cuya energía cinética es decenas de veces mayor que la que se podría obtener durante la explosión de una estrella en condiciones normales.
Los estudios teóricos calculan que la Vía Láctea acoge entre 100 millones y 1000 millones de agujeros negros, de los que hasta el momento solo se ha conseguido localizar unos sesenta.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Científicos se topan con "una pesadilla geométrica" en el Sistema Solar

La magnetosfera de Urano presenta una anomalía que ha sorprendido a un grupo de científicos estadounidenses.



Como si tuviera un interruptor y pasara del 'on' al 'off'. Así funciona la magnetosfera de Urano, según una nueva investigación llevada a cabo por científicos del Instituto de Tecnología de Georgia, EE.UU. La magnetosfera del séptimo planeta del Sistema Sola se abre para el viento solar, pero muy pronto se cierra desviándolo, proceso que la distingue, por ejemplo, de la de la Tierra, que se abre o se cierra dependiendo del campo magnético del viento solar. Este proceso es diferente en Urano porque gira "yaciendo sobre su lado", según concluyen los científicos estadounidenses. Y, en concreto, porque su eje está inclinado en 60 grados. "Urano es una pesadilla geométrica", comenta Carol Paty, investigadora que participó en el estudio. "El campo magnético gira muy rápidamente […] Cuando el viento solar magnetizado choca con este campo en la …

El Sol podría tener un 'gemelo malvado' llamado Némesis

Un estudio nuevo apunta a que nuestra estrella nació junto con un gemelo que orbitaba alrededor del mismo punto.



Los resultados de un reciente estudio realizado por astrofísicos de las universidades de Harvard y Berkeley publicado en el portal especializado arxiv.org sugieren que en el momento de su nacimiento, el Sol podría haber tenido un 'gemelo' llamado Némesis. Se trata de un fenómeno llamado sistema binario, que es bastante habitual en el universo, cuando dos estrellas cercanas orbitan alrededor de un centro de masa común. En su investigación, los científicos suponen que el nacimiento de la mayoría de las estrellas va acompañado de la creación de un sistema binario, lo que puede significar que nuestro astro rey tuvo un gemelo. Gemelo 'malvado' Los investigadores recuperaron la hipótesis de Némesis (bautizado así en honor a la diosa de la venganza), propuesta por el físico R. A. Muller en 1984. Según el científico, Némesispodría haberse convertido en una enana marr…

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.