Ir al contenido principal

El asteroide que aniquiló a los dinosaurios habría sumido la Tierra en la oscuridad durante dos años


Los resultados del nuevo estudio podrían ayudar a los científicos a saber qué podría suceder con nuestro planeta en caso de una guerra nuclear.



El asteroide que chocó contra la Tierra hace unos 65 millones de años podría haber dejado el planeta sumido en la oscuridad total, provocando un invierno durante dos años, según informa el University Corporation for Atmospheric Research (UCAR). Esto habría detenido la fotosíntesis, enfriado drásticamente el planeta, y contribuido a la extinción masiva que marcó el final de la era de los dinosaurios.
Los científicos estiman que más de tres cuartas partes de las especies en la Tierra, incluyendo todos los dinosaurios no aviares desaparecieron tras la extinción masiva del Cretácico-Paleógeno. Según el nuevo estudio dirigido por el Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR, por sus siglas en inglés) con el apoyo de la NASA y la Universidad de Colorado Boulder (Colorado, EE.UU.), la evidencia muestra que la extinción ocurrió al mismo tiempo que un gran asteroide de 10 kilómetros de ancho impactó contra la Tierra en el territorio de la actual península de Yucatán.
La colisión habría provocado terremotos, tsunamis y erupciones volcánicas. Los científicos también estiman que la fuerza del impacto habría lanzado roca vaporizada por encima de la superficie de la Tierra, donde se habría condensado en pequeñas partículas, conocidas como esférulas, que cayeron nuevamente sobre la Tierra. Estas se habrían calentado por fricción a temperaturas lo suficientemente altas para provocar incendios globales e incinerar la superficie de nuestro planeta.
"La extinción de muchos de los grandes animales en la tierra podría haber sido causada por las consecuencias inmediatas del impacto, pero los animales que vivían en los océanos podrían haber sobrevivido temporalmente. Nuestro estudio recoge la historia posterior a los efectos iniciales tras los terremotos, los tsunamis y el fuego. Queríamos estudiar las consecuencias a largo plazo de la cantidad de hollín que creemos que se originó y lo que esas consecuencias podrían haber significado para los animales que quedaron", señaló Charles Bardeen, científico del NCAR, quien dirigió el estudio.
Bardeen añadió que los resultados del estudio podrían ayudar a los científicos a ver lo que sucedería en caso de una guerra nuclear. "La cantidad de hollín generada por una guerra nuclear sería mucho menor de lo que vimos durante la extinción masiva del Cretácico-Paleógeno. Pero el hollín alteraría el clima de manera similar, enfriando la superficie y calentando la atmósfera superior con efectos potencialmente devastadores", aseguró.

Comentarios

  1. Hace muchos años que mi admirado Astrofisico, Carl A. Sagan, ya lo dijo.

    ResponderEliminar
  2. De alguna u otra manera terminaremos como los dinosaurios

    ResponderEliminar
  3. pobres dinosaurios , no se merecian eso bueno aunque nos comerian

    ResponderEliminar
  4. Una guerra nuclear seria el fin de la raza humana. El apocalipsis.

    ResponderEliminar
  5. No creo que llegue a ver nuestra autodestrucción masiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf pues yo no respirare tranquila del todo hasta que " mortadelo y filemon" hayan espichado
      Un loco que no razona es lo peor

      Eliminar
  6. De la destrucción masiva ya se encargará el carbón ese de Corea con el jilipollas de Trans

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.

Nave espacial capta una imagen espectacular de la Tierra 60 millones de km

La nave OSIRIS-REx, que obtuvo esta fotografía única, se está dirigiendo al asteroide Beenu para tomar muestras de su superficie.



La NASA ha publicado una espectacular imagen de la Tierra y la Luna captada por una nave espacial en su camino hacia un asteroide. La imagen en blanco y negro fue tomada a 63,6 millones de kilómetros de nuestro planeta. La nave espacial OSIRIS-REx, equipada con la cámara NavCam1, se estaba alejando de la Tierra a una velocidad de 8,5 kilómetros por segundo en el momento en el que hizo la foto el pasado 17 de enero. La Tierra aparece como un pequeño círculo brillante en el medio de la imagen, acompañada de su satélite natural a la derecha. La misión OSIRIS-REx fue lanzada en 2016 con el objetivo de tomar muestras del asteroide Bennu, cercano a la Tierra. Se espera que alcance su objetivo en agosto y que tome una muestra en julio de 2020. La muestra será enviada a la Tierra en un contenedor en 2023.

Científicos: La Tierra 'se tragó' a otros planetas

El impacto de los protoplanetas 'devorados' por la Tierra es mucho mayor de lo que se creía.



Un modelo de los primeros tiempos de existencia de la Tierra ha demostrado que la contribución de planetesimales, o protoplanetas, en el desarrollo del nuestro planeta fue mucho mayor de lo que se creía hasta ahora, informa la revista Cosmos. Los planetesimales son los protoplanetas que 'bombardearon' la Tierra hace unos 4.500 millones de años, después de que nuestro planeta, en las primeras etapas de su existencia, se estrelló contra otro planeta díscolo del tamaño de Marte. Los protoplanetas se originaron a partir de la materia interestelar resultante de la creación de la nebulosa solar, formando rocas que variaban desde el tamaño de un grano de arena hasta discos de más de 3.000 kilómetros de diámetro. Los modelos anteriores sugirieron que cuando estos embriones de planetas se estrellaron contra la Tierra: su masa se dispersó e integró en el manto del planeta. Se estimó que …