Ir al contenido principal

La NASA detecta un fenómeno magnético que pudo acabar con la vida en Marte


Una hasta ahora invisible 'magnetocola' podría haberle robado al planeta rojo atmósfera y agua hasta transformarlo en el frío e inhóspito lugar que es hoy.



Marte tiene una invisible 'cola' magnética que se retuerce por la interacción con el viento solar, según una nueva investigación de la NASA.
Tal anomalía, según los científicos, puede haber acabado con la vida en el planeta, hasta convertirlo en un desierto inerte.
La nave espacial Volátil Evolution Mission (MAVEN, por sus siglas en inglés), de la NASA, orbita actualmente el planeta rojo con la misión de recopilar datos que permitan entender cómo un mundo que pudo haber albergado formas de vida hace miles de millones de años, perdió gran parte de su atmósfera y el agua hasta transformarse en el frío e inhóspito lugar que es hoy.
La información recopilada induce a pensar que las fuerzas que determinaron el fenómeno de 'cola torcida' también pudieron hacer que parte de la ya delgada atmósfera de Marte escapara al espacio, según el equipo de investigación.
"Encontramos que la cola magnética o 'magnetocola' de Marte es única en el sistema solar", dijo Gina DiBraccio, del Goddard Space Flight Center de la NASA, ubicado en Greenbelt, Maryland, EE.UU. "No es como la hallada en Venus, un planeta sin campo magnético propio, ni es como la de la Tierra, que está rodeada por su propio campo magnético, generado internamente. En vez de ello, se trata de un híbrido entre las dos".

Comentarios

  1. Pero,si su núcleo se apagó y con él su campo magnético, esta "cola" sería un débil remanente; fluctuando la posición barrida por el lejano, y fácilmente mas "fuerte", viento solar.

    ResponderEliminar
  2. Por lo que imagino nuestro planeta tierra puede sucederle lo mismo, las evidencias son claras con los acontecimientos que últimamente están sucediendo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.

Nave espacial capta una imagen espectacular de la Tierra 60 millones de km

La nave OSIRIS-REx, que obtuvo esta fotografía única, se está dirigiendo al asteroide Beenu para tomar muestras de su superficie.



La NASA ha publicado una espectacular imagen de la Tierra y la Luna captada por una nave espacial en su camino hacia un asteroide. La imagen en blanco y negro fue tomada a 63,6 millones de kilómetros de nuestro planeta. La nave espacial OSIRIS-REx, equipada con la cámara NavCam1, se estaba alejando de la Tierra a una velocidad de 8,5 kilómetros por segundo en el momento en el que hizo la foto el pasado 17 de enero. La Tierra aparece como un pequeño círculo brillante en el medio de la imagen, acompañada de su satélite natural a la derecha. La misión OSIRIS-REx fue lanzada en 2016 con el objetivo de tomar muestras del asteroide Bennu, cercano a la Tierra. Se espera que alcance su objetivo en agosto y que tome una muestra en julio de 2020. La muestra será enviada a la Tierra en un contenedor en 2023.

Científicos: La Tierra 'se tragó' a otros planetas

El impacto de los protoplanetas 'devorados' por la Tierra es mucho mayor de lo que se creía.



Un modelo de los primeros tiempos de existencia de la Tierra ha demostrado que la contribución de planetesimales, o protoplanetas, en el desarrollo del nuestro planeta fue mucho mayor de lo que se creía hasta ahora, informa la revista Cosmos. Los planetesimales son los protoplanetas que 'bombardearon' la Tierra hace unos 4.500 millones de años, después de que nuestro planeta, en las primeras etapas de su existencia, se estrelló contra otro planeta díscolo del tamaño de Marte. Los protoplanetas se originaron a partir de la materia interestelar resultante de la creación de la nebulosa solar, formando rocas que variaban desde el tamaño de un grano de arena hasta discos de más de 3.000 kilómetros de diámetro. Los modelos anteriores sugirieron que cuando estos embriones de planetas se estrellaron contra la Tierra: su masa se dispersó e integró en el manto del planeta. Se estimó que …