Ir al contenido principal

Arrojan luz sobre el origen de la antimateria desde un volcán mexicano


Tras observar dos púlsares o estrellas de neutrones, un grupo de investigadores ha descartado una de las dos teorías principales que explicaba hasta ahora el alto número de positrones alrededor de la Tierra.



Científicos de la Universidad de Maryland (EE.UU.) y especialistas del observatorio de rayos gamma HAWC han examinado dos púlsares –Geminga y PSR B0656+14– considerados como posibles fuentes de positrones extra o, en otras palabras, de los antielectrones que formarían la antimateria alrededor de la Tierra.
Los investigadores han determinado que estas estrellas de neutrones están rodeadas de una extensa nube opaca que no permite la salida de la mayoría de positrones y, por consiguiente, los púlsares no podrían generar el exceso de antimateria. Estas conclusiones han sido publicadas en la revista Science el 17 de noviembre.
Los nuevos datos sobre los dos púlsares cercanos han sido obtenidos desde el observatorio HAWC, ubicado en una de las laderas del volcán Sierra Negra, cerca de Puebla (México). Gracias a lo amplio de su campo de visión, los investigadores han podido detectar la emisión de rayos gamma de Geminga y PSR B0656+14, permitiéndoles descartar que originen el exceso de positrones.
Para explicar las causas del alto número de positrones detectados en 2008 a varios cientos de kilómetros de la atmósfera de la Tierra, la comunidad científica barajaba hasta ahora dos teorías principales.
Según una de las versiones, esta anomalía podría deberse a los púlsares, de los que se desprenden con una fuerza vehemente los electrones y positrones. Según otra teoría, los positrones extra podrían ser resultado de los procesos que incluyen la materia oscura.
"Nuestros cálculos no resuelven la cuestión a favor de la materia oscura, pero cualquier otra teoría nueva que intente explicar el exceso [de positrones] a través de los púlsares tendrá que tomar en consideración lo que hemos descubierto", ha declarado el profesor de física de la Universidad de Maryland, Jordan Goodman, investigador principal y portavoz estadounidense de la colaboración de HAWC.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.

Astrofísico explica de qué manera sería posible viajar al pasado

El científico emplea el concepto de los agujeros de gusano para argumentar la posibilidad teorética de los viajes en el tiempo.



El astrofísico Ethan Siegel ha argumentado en el blog Starts With A Bang de Forbes que la idea de viajar en el tiempo al pasado podría ser posible "gracias a algunas propiedades muy interesantes del tiempo y el espacio según teoría de la relatividad general de Einstein". El científico parte del concepto de los agujeros de gusano, también conocidos como el puente de Einstein-Rosen, que son pasajes a través del espacio-tiempo. En el universo hay fluctuaciones cuánticas minúsculas en el tejido del espacio-tiempo, explicó, incluyendo fluctuaciones de energía en las direcciones 'positiva' y 'negativa'. "Una fluctuación de energía positiva muy fuerte y densa crearía un espacio curvado de un modo particular, mientras que una fluctuación de energía negativa fuerte curvaría el espacio exactamente de la manera opuesta", señaló Siegel…

Nave espacial capta una imagen espectacular de la Tierra 60 millones de km

La nave OSIRIS-REx, que obtuvo esta fotografía única, se está dirigiendo al asteroide Beenu para tomar muestras de su superficie.



La NASA ha publicado una espectacular imagen de la Tierra y la Luna captada por una nave espacial en su camino hacia un asteroide. La imagen en blanco y negro fue tomada a 63,6 millones de kilómetros de nuestro planeta. La nave espacial OSIRIS-REx, equipada con la cámara NavCam1, se estaba alejando de la Tierra a una velocidad de 8,5 kilómetros por segundo en el momento en el que hizo la foto el pasado 17 de enero. La Tierra aparece como un pequeño círculo brillante en el medio de la imagen, acompañada de su satélite natural a la derecha. La misión OSIRIS-REx fue lanzada en 2016 con el objetivo de tomar muestras del asteroide Bennu, cercano a la Tierra. Se espera que alcance su objetivo en agosto y que tome una muestra en julio de 2020. La muestra será enviada a la Tierra en un contenedor en 2023.