Ir al contenido principal

Descubren una supernova que no muere al explotar


La supernova, hallada a 500 millones de años luz, desafía todos los conocimientos actuales sobre las explosiones estelares.



Los astrónomos han descubierto en la constelación de la Osa Mayor una estrella 'zombi' extremadamente inusual, ya que ha sobrevivido a varias explosiones de supernova. Lo revela un nuevo estudio cuyos resultados publica la revista Nature.
Cuando la supernova iPTF14hls fue observada por primera vez en septiembre de 2014, los astrónomos del Observatorio Las Cumbres, en California (EE.UU.), pensaron que era completamente normal. Las supernovas se forman como resultado de la explosión de estrellas gigantes. Pero, al analizar la luz de la explosión de iPTF14hls, los científicos detectaron algo que nunca habían observado hasta ese momento.

"Me dejó sin palabras"

Normalmente, una supernova brilla durante 100 días antes de desaparecer. Pero iPTF14hls estuvo iluminándose y oscureciéndose intermitentemente durante 600 días. El autor principal del estudio, Iair Arcavi, confesó haber pensado "que debía tratarse de una estrella cercana, de nuestra galaxia". "Pero cuando obtuvimos el primer espectro vimos que en realidad era una supernova situada a 500 millones de años luz de distancia. Me dejó sin palabras. (...) Nunca habíamos visto una supernova comportarse así antes", destacó.
Los astrónomos decidieron revisar los datos de archivo y descubrieron que esa misma estrella explotó en 1954. Pero sobrevivió al evento. Y medio siglo más tarde explotó nuevamente y volvió a sobrevivir. "Esto significa que todavía tenemos mucho que aprender sobre cómo evolucionan y cómo explotan las estrellas masivas", dijo Arcavi.

"Es como si hoy encontráramos un dinosaurio vivo"

El estudio sugiere que el fenómeno puede explicarse mediante la teoría de la supernova pulsante por inestabilidad de pares, que se refiere a un proceso en el que los núcleos de una estrella masiva alcanzan una temperatura tan alta que convierte la energía en materia y antimateria. "Cuando eso sucede, la estrella se vuelve inestable y puede explotar parcialmente, dejando el núcleo intacto. La estrella luego se estabiliza y puede experimentar este proceso varias veces en pocos años o décadas. Nunca antes habíamos visto una supernova de este tipo, así que la nuestra sería la primera candidata", escribió Arcavi.
Pero varios puntos de esta teoría no coinciden con lo que los astrónomos observaron en iPTF14hls. "Se pensaba que estas explosiones solo se veían en el universo temprano. Esto es como si hoy encontráramos un dinosaurio vivo. Si encuentras uno, te preguntarás si realmente se trata de un dinosaurio", dijo Andy Howell, que encabeza el grupo de estudio de supernovas del Observatorio Las Cumbres y es coautora del estudio.
Además, los investigadores dijeron que la energía liberada por la supernova era mayor de lo que la teoría predecía. Según la teoría, tras la explosión observada en 1954 el hidrógeno tendría que haber desaparecido totalmente. Sin embargo, después de la explosión de 2014 todavía se detectó una gran presencia de ese gas.
"Si esta es la primera supernova pulsante por inestabilidad de pares, tenemos que descubrir por qué no tiene exactamente el aspecto que habíamos predicho. Si no lo es, estaríamos ante algo completamente nuevo", dijo Arcavi. Actualmente la supernova sigue brillando y el equipo continuará observándola. A medida que la luz se desvanece y la supernova se expande, se vuelve más transparente, lo que permitirá a los investigadores observarla más de cerca.
"Esta supernova pone fin a todo lo que pensábamos que sabíamos sobre su comportamiento. Es el mayor rompecabezas que he encontrado en casi una década de estudio de explosiones estelares", dijo el autor principal, Iair Arcavi.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.

Astrofísico explica de qué manera sería posible viajar al pasado

El científico emplea el concepto de los agujeros de gusano para argumentar la posibilidad teorética de los viajes en el tiempo.



El astrofísico Ethan Siegel ha argumentado en el blog Starts With A Bang de Forbes que la idea de viajar en el tiempo al pasado podría ser posible "gracias a algunas propiedades muy interesantes del tiempo y el espacio según teoría de la relatividad general de Einstein". El científico parte del concepto de los agujeros de gusano, también conocidos como el puente de Einstein-Rosen, que son pasajes a través del espacio-tiempo. En el universo hay fluctuaciones cuánticas minúsculas en el tejido del espacio-tiempo, explicó, incluyendo fluctuaciones de energía en las direcciones 'positiva' y 'negativa'. "Una fluctuación de energía positiva muy fuerte y densa crearía un espacio curvado de un modo particular, mientras que una fluctuación de energía negativa fuerte curvaría el espacio exactamente de la manera opuesta", señaló Siegel…

Nave espacial capta una imagen espectacular de la Tierra 60 millones de km

La nave OSIRIS-REx, que obtuvo esta fotografía única, se está dirigiendo al asteroide Beenu para tomar muestras de su superficie.



La NASA ha publicado una espectacular imagen de la Tierra y la Luna captada por una nave espacial en su camino hacia un asteroide. La imagen en blanco y negro fue tomada a 63,6 millones de kilómetros de nuestro planeta. La nave espacial OSIRIS-REx, equipada con la cámara NavCam1, se estaba alejando de la Tierra a una velocidad de 8,5 kilómetros por segundo en el momento en el que hizo la foto el pasado 17 de enero. La Tierra aparece como un pequeño círculo brillante en el medio de la imagen, acompañada de su satélite natural a la derecha. La misión OSIRIS-REx fue lanzada en 2016 con el objetivo de tomar muestras del asteroide Bennu, cercano a la Tierra. Se espera que alcance su objetivo en agosto y que tome una muestra en julio de 2020. La muestra será enviada a la Tierra en un contenedor en 2023.