Ir al contenido principal

Hallan la fuente de las misteriosas señales cósmicas


Científicos se valieron de datos obtenidos por el Observatorio Chandra de rayos X para dar con el origen desconocido de unas señales procedentes del cúmulo de galaxias Abell 2626.



La fuente de las misteriosas señales cósmicas procedentes del cúmulo de galaxias Abell 2626, que intrigan a la comunidad científica desde hace varios años, serían vórtices turbulentos que aceleran las partículas con carga eléctrica, según han concluido investigadores estadounidenses e italianos.
El cúmulo de galaxias Abell 2626, que tiene forma de diamante, se encuentra a 700 millones de años luz de la Tierra, viene siendo estudiando desde al año 2013. En el centro de Abell se encuentra la galaxia brillante IC5338, que tiene un doble núcleo resultado de una fusión. Una de las características de este cúmulo de galaxias es que su estructura se compone de cuatro arcos: norte, sur, este y oeste.
Los científicos, que publicaron su estudio en arXiv.org el pasado viernes, encontraron un 'frente frío' (discontinuidades en la densidad y temperatura del gas que forma el medio intracumular) que coincide espacialmente con los arcos de radio.
Hasta ahora algunos científicos creían que los arcos estaban asociados con un halo de radio, que generalmente se encuentra en los centros de los cúmulos galácticos, mientras que otros sugerían que estos habría aparecido como resultado de la interacción gravitacional de dos núcleos IC5338.
Para llegar a estas conclusiones los investigadores hicieron uso del Observatorio Chandra de rayos X, con ayuda del cual esperaban encontrar un núcleo galáctico activo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.

Nave espacial capta una imagen espectacular de la Tierra 60 millones de km

La nave OSIRIS-REx, que obtuvo esta fotografía única, se está dirigiendo al asteroide Beenu para tomar muestras de su superficie.



La NASA ha publicado una espectacular imagen de la Tierra y la Luna captada por una nave espacial en su camino hacia un asteroide. La imagen en blanco y negro fue tomada a 63,6 millones de kilómetros de nuestro planeta. La nave espacial OSIRIS-REx, equipada con la cámara NavCam1, se estaba alejando de la Tierra a una velocidad de 8,5 kilómetros por segundo en el momento en el que hizo la foto el pasado 17 de enero. La Tierra aparece como un pequeño círculo brillante en el medio de la imagen, acompañada de su satélite natural a la derecha. La misión OSIRIS-REx fue lanzada en 2016 con el objetivo de tomar muestras del asteroide Bennu, cercano a la Tierra. Se espera que alcance su objetivo en agosto y que tome una muestra en julio de 2020. La muestra será enviada a la Tierra en un contenedor en 2023.

La razón por la que el núcleo interno de la Tierra no debería existir

El proceso mediante el cual, según la teoría más aceptada, se formó el núcleo de nuestro planeta es técnicamente imposible.



Hace aproximadamente mil millones de años, el núcleo interno de la Tierra experimentó un crecimiento acelerado. La bola de metal líquido que se encuentra en el centro de nuestro planeta cristalizó rápidamente debido a la disminución de las temperaturas, y creció constantemente hasta alcanzar un diámetro de aproximadamente 1.220 kilómetros, un tamaño que —se cree— sigue manteniendo hasta nuestros días. Esa es la teoría convencional sobre la creación del núcleo interno del planeta. Sin embargo, un nuevo estudio publicado recientemente en la revista Earth and Planetary Science Letters ha mostrado que es técnicamente imposible que ese proceso tuviera lugar. El estudio, liderado por Steven Hauck, un profesor de la Universidad Case Western Reserve en Ohio (EE.UU.), ha demostrado que el modelo convencional no incluye un detalle importante que convierte esta teoría en de…