jueves, 21 de septiembre de 2017

Captan imágenes de una gigantesca burbuja en el espacio


Las observaciones de una inusual estrella envejecida ayudarán a los astrónomos a comprender mejor cómo evolucionan los soles durante las últimas etapas de sus ciclos vitales.



El radiotelescopio ALMA, el más grande del mundo, ubicado en el Observatorio del Llano de Chajnantor, en el desierto chileno de Atacama, ha captado las primeras imágenes nítidas de una inusual estrella envejecida en la constelación de Antlia, que hace 2.700 años pasó por un período de rápida pérdida de masa, informa el Observatorio Europeo Austral (ESO por sus siglas en inglés).
Un grupo de científicos internacionales ha captado una burbuja delgada de material expulsado alrededor de la exótica estrella roja U Antliae. Esta sustancia que la rodea forma una nebulosa brillante en los alrededores de la estrella y obstaculiza las observaciones del gigante rojo y de su atmósfera. Dentro de un tiempo U Antliae consumirá completamente todas las reservas de 'combustible estelar' y se convertirá en un enano blanco.
Según los científicos, estas observaciones sobre la composición química del contorno alrededor de la estrella, ayudarán a comprender mejor cómo evolucionan las estrellas durante las últimas etapas de sus ciclos vitales.
El ESO indica que la 'cáscara' que rodea a la U Antliae muestra una gran variedad de compuestos químicos basados en carbono y otros elementos que también ayudan a reciclar la materia y componen el 70% del polvo entre estrellas.
Además, la investigación detallada de la burbuja también revela alguna evidencia de nubes de gas, conocidas como subestructuras filamentosas.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Científicos anuncian que Eurasia se partirá en dos


El lago Baikal, situado en Siberia (Rusia), se transformará en un océano y el territorio dejará de ser un solo continente, según los resultados de una investigación.



De acuerdo con una investigación realizada por los científicos del Instituto de Geología y Mineralogía de la Academia Rusa de Ciencias (ARC) y con la Universidad Estatal de Novosibirsk, dentro de 20 millones de años el continente de Eurasia podría quedar partido en dos y el ruso lago Baikal convertirse en un océano. Así lo informa Ciencia en Siberia, un departamento de la ARC.
La zona de rift del lago Baikal, esto es, una enorme división de la corteza terrestre situada bajo la formación lacustre rusa, se está expandiendo gradualmente.  
Los científicos llegaron a la conclusión de que hace alrededor de 6 millones de años la actividad tectónica en la región aumentó de forma brusca. Las montañas comenzaron a tener mayor altitud y las cavidades se hicieron más profundas.
Es la primera investigación en la historia en que se aventura cuándo el continente quedará dividido en dos.  

La sonda espacial Juno toma espectaculares imágenes de tormentas en Júpiter


La sonda espacial de la NASA se ha acercado a 3.500 kilómetros del planeta durante su séptima órbita alrededor del mismo.



La sonda especial Juno de la NASA ha captado una nueva serie de imágenes exclusivas de Júpiter durante su séptimo viaje alrededor del planeta.


Las espectaculares fotografías publicadas en la cuenta de Twitter de la NASA revelan con lujo de detalles los remolinos de nubes en la atmósfera del astro.
La agencia espacial invita al público a descargar, colorear y compartir las últimas fotos del planeta.
La imágenes fueron tomadas por la sonda espacial Juno el 1 de septiembre a una distancia de 3.500 kilómetros del planeta. Los numerosos bucles formados por las nubes indican la existencia de tormentas en la atmósfera superior de Júpiter.
La misión de Juno estipula que la sonda orbite 12 veces alrededor de Júpiter hasta julio de 2018. Luego se evaluarán las condiciones del aparato para decidir sobre una posible extensión de la misión.
Cada 53 días, la sonda espacial se acerca al planeta, registra imágenes y se vuelve a alejar a una distancia más segura, para protegerse de la intensa radiación.
En julio pasado, Juno realizó el mayor acercamiento a la popular Gran Mancha Roja de Júpiter y logró registrar imágenes nunca antes vistas de la enorme zona de alta presión, de un tamaño dos veces superior a la Tierra.

martes, 19 de septiembre de 2017

Sorprendente imagen del 'Ojo del Sahara' captada por un cosmonauta desde la EEI


Respecto a la causa de su aparición, existen varias teorías.



Una espectacular imagen en donde se aprecian las espirales de la Estructura de Richat, más conocida como el 'Ojo del Sahara', ha sido captada por el cosmonauta ruso Serguéi Ryazanski, que se encuentra a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI).
Esta majestuosa formación geológica con forma de espiral tiene un diámetro de 50 kilómetros y se encuentra localizada en el desierto del Sahara en Mauritania. Visto desde el espacio, el conjunto se asemeja a un gran ojo y durante mucho tiempo sirvió de guía para los astronautas en órbita.
Los científicos estiman que el 'Ojo del Sahara' surgió hace unos 500 o 600 millones de años. Respecto a la causa de su aparición existen varias teorías: la primera señala que se trata del vacío dejado por un volcán extinto, mientras que otra apunta a que es producto del impacto de un meteorito. No obstante, la NASA sostiene ahora que se originó a causa de la erosión, hipótesis más aceptada por la ciencia.
En la actualidad, se están utilizando distintas combinaciones de longitud de ondas visibles e infrarrojas para mejorar la visibilidad de las diversas capas de roca de la formación.

Un cambio climático "catastrófico" podría acabar con la humanidad a finales del siglo


Un aumento mayor a 5 °C, implicaría amenazas desconocidas que pondrían en riesgo la supervivencia de la humanidad: graves riesgos para la salud humana y la extinción de especies.



Investigadores estadounidenses aseguran que la humanidad podría ser víctima de un cambio climático de proporciones catastróficas en el año 2100. El estudio, publicado en PNAS, la revista oficial de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, evalúa diferentes modelos de escenarios climáticos futuros y propone dos nuevas categorías de riesgo para caracterizar las amenazas del calentamiento global: "catastróficas" y "desconocidas".
Según Veerabhadran Ramanathan, autor principal del estudio y profesor de Ciencias Climáticas y atmosféricas de la Universidad de California (EE.UU.), basado en datos estadísticos, asegura que un aumento entre 3°C y 5 °Cconllevaría a efectos catastróficos. Podría desencadenar el colapso de la capa de hielo de la Antártida Occidental, el subsiguiente aumento del nivel del mar y el desvanecimiento de la selva amazónica.
Por su parte, un aumento mayor a 5 °C, implicaría amenazas desconocidas que podrían en riesgo la supervivencia de la humanidad. Este espectro incluye graves riesgos para la salud humana y la extinción de especies, ya que la Tierra no ha experimentado temperaturas superiores a esta cifra por lo menos en los últimos 20 millones de años.
Los expertos calculan que un calentamiento global menor o igual al 5% es un escenario altamente probable con consecuencia de "gran impacto". Y aunque esta cifra puede ser considerada insignificante, la probabilidad es de 1 entre 20. El objetivo establecido en el Acuerdo de París (sobre las medidas para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero) es mantener el nivel en tan solo 1,5 grados. No obstante, este cambio sigue siendo clasificado como "peligroso".

¿Cómo prevenir las amenazas más graves?

Ramanathan considera que medidas agresivas como reducir el uso de combustibles fósiles y las emisiones de contaminantes climáticos de corta duración como el metano y los HFC (gases de efecto invernadero) tendrían que ir acompañadas de esfuerzos para limpiar el aire de CO2 y evitar su emisiones. Este último permanece más tiempo en la atmósfera –un siglo o más-, en comparación a los primeros, cuya duración oscila entre varias semanas hasta una década.
Los investigadores señalan que este objetivo es alcanzable: las emisiones mundiales de CO2 habían crecido en un 2,9% anual entre los años 2000 y 2011, pero desaceleraron su crecimiento casi hasta cero en el 2015. El aumento en la producción y uso de energías renovables -en especial la eólica y la solar- han contribuido a la caída de estas cifras.
Asimismo, ya existen tecnologías para reducir drásticamente las emisiones de contaminantes climáticos de corta duración, principalmente en país desarrollados.