jueves, 20 de julio de 2017

Guerras por el acceso al agua están más cerca de lo que creemos


Un grupo investigador mapeó los riesgos de potenciales tensiones por los recursos hídricos y admite que pueden conducir a un conflicto nuclear.



Los próximos conflictos internacionales pueden originar en la construcción de alguna nueva represa o desvío de algún río con la creciente escasez del agua potable y destinada al consumo industrial como telón de fondo. Un grupo de hidrólogos y politólogos europeos ha hecho un intento de pronosticarlos mediante el resumen de su análisis en la revista 'Global Environmental Change'.
Los autores analizaron la situación política en torno a un total de 1.400 embalses y represas ya existentes y en construcción en los ríos transfronterizos y limítrofes. Proponen el propio término de 'tensión hidropolítica' y clasifican las regiones con mayores y menores riesgos de esta clase de tensiones. Solo Oceanía no los tiene, gracias a la distribución de sus Estados.

El punto más tenso

Incluso en Norteamérica hay problemas con el uso compartido de los recursos hídricos, pero los científicos encontraron solo un factor "extremadamente exacerbante" que lleva a un potencial conflicto y lo localizaron en el noreste de África. Se trata de la cuenca del Nilo, cuyo uso se regula por un acuerdo internacional.
El conflicto se está gestando entre Egipto y Etiopía. Las autoridades de este último país quieren (en detrimento de la cuota establecida) sacar más provecho del Nilo Azul, cuya cabecera se encuentra en su territorio.
Etiopía tiene programado redirigir parte de las aguas de la cuenca del Nilo hacia el río Awash (que no tiene salida al mar) para construir una represa y producir más energía eléctrica. El proyecto puede empobrecer el cauce bajo del Nilo: una obvia amenaza para la economía egipcia, que depende desde la antigüedad del ciclo fluvial.

Cuando un río separa a dos países nucleares

En octubre pasado un grupo de estudiosos de la Universidad de las Naciones Unidas advirtió sobre otro posible conflicto —y potencialmente el primer conflicto nuclear— entre la India y Pakistán. Para el nuevo estudio es también un importante punto de 'tensión hidropolítica'.
No obstante, la distribución del agua nunca ha sido el problema clave en las complicadas relaciones entre ambos países. Solo puede calentar los desacuerdos generales, explicó en un comentario la vicedirectora del sector iberoamericano del Centro de investigaciones sistémicas europeas e internacionales de la Escuela Superior de Economía, Anastasia Lijachova.
Mientras tanto, entre Etiopía y Egipto no existe el grado de confrontación latente como entre la India y Pakistán, pero el problema es más profundo. Históricamente se conformó un mecanismo de uso del Nilo favorable a la parte egipcia. Etiopía solo consume entre el 2 y el 3% de su agua. Adís Abeba intenta revisar esta distribución, pero esos intentos la enfrentan a otros países dependientes del río.

Soluciones "no equilibradas"

Otras áreas de conflicto de esta índole se encuentran entre China y Vietnam, entre Birmania y sus vecinos, entre Bolivia y Chile, Nicaragua y Costa Rica. Cada año surge alguna tensión nueva por el acceso compartido al agua fluvial y las costas, afirma el ensayo. Varios de los países envueltos son nucleares y no se les podrá agredir sin consecuencias.
"Cerca de 2.500 a 3.000 litros de agua son necesarios para producir una hamburguesa, la cifra depende del país y el clima. Si agregamos la elaboración de energía a partir del agua, ella se aumenta hasta decenas y centenares de miles de litros", estimó Lijachova, cuyas palabras recoge el sitio web Ridus.
A la científica rusa le parece evidente que las soluciones locales, como la construcción de alguna represa en un país que cerraría el agua a los vecinos, "no son equilibradas". La única opción sería adaptarse a las nuevas condiciones, acudiendo a las tecnologías eficaces en el suministro de agua, donde el volumen de pérdidas es enorme.

miércoles, 19 de julio de 2017

Misteriosas señales desde una estrella enana roja desconciertan a los astrónomos


El radiotelescopio instalado en Arecibo, Puerto Rico, ha detectado extrañas señales procedentes de la estrella Ross 128, ubicada en la constelación de Virgo.



Durante las observaciones de la enana roja Ross 128, realizadas el 12 de mayo con el radiotelescopio de Arecibo, ubicado en Puerto Rico, los científicos detectaron peculiares señales procedentes de la estrella. Dos semanas más tarde, se percataron de su rara naturaleza. Las señales representaban pulsos cuasi-periódicos no polarizados de banda ancha con fuertes características de dispersión.
Sin embargo, las posibilidades de que pudieran ser indicios de vida extraterrestre son muy bajas. "La recurrente hipótesis extraterrestre viene después de muchas otras explicaciones mejores", ha escrito Abel Méndez, astrobiólogo y científico planetario que encabeza el laboratorio de Habitabilidad Planetaria de Arecibo de la Universidad de Puerto Rico.
Los científicos desconocen el origen de las señales, pero proponen tres explicaciones plausibles: que podrían ser emisiones similares a las llamaradas solares de tipo IIemisiones procedentes de otro objeto en el campo de visión de la estrella o destellos de un satélite en una órbita alta. Sin embargo, como las señales proceden únicamente de Ross 128, los astrónomos descartan que pudiera tratarse de interferencia electromagnética.
La próxima observación de la estrella enana roja está prevista para este domingo. "Tal vez pronto aclaremos la naturaleza de sus emisiones de radio, pero no hay garantías", señaló Méndez. Además de Ross 128, los científicos también observarán la estrella de Barnard. En el caso de que las señales resulten ser de naturaleza astronómica, Méndez promete celebrarlo con una piña colada preparada para la ocasión.

Hallan el supercúmulo de galaxias más lejano que se conoce


Astrónomos indios descubren una de las mayores estructuras del universo y la denominan Sarasvati.



Un equipo de astrónomos del Centro Interuniversitario de Astronomía y Astrofísica (IUCAA por sus siglas en inglés) en Pune, la India, han anunciado, junto a miembros de otros dos universidades, el descubrimiento de una de las mayores estructuras en el universo, Sarasvati, un supercúmulo de galaxias localizado en la dirección de la constelación de Piscis a unos 4.000 millones de años luz de la tierra, informa el IUCAA.
Los supercúmulos son las mayores estructuras del universo, formadas por densos cúmulos dispuestos en filamentos y otras configuraciones.
Los científicos descubrieron Sarasvati mediante el uso de imágenes del proyecto astronómico Sloan Digital Sky Survey. Este supercúmulo posee un diámetro de 600 millones de años luz y contiene una masa equivalente a 20.000 trillones de soles. Los detalles de la investigación han sido publicados en la revista de la Sociedad Astronómica Estadounidense.
El nombre de este supercúmulo hace referencia a un río encontrado en un antiguo texto indio y, al mismo tiempo, es el nombre de la divinidad que guarda los ríos celestiales. En la historia moderna de India, Sarasvati es el nombre de la diosa del conocimiento, el arte, la música y la sabiduría.

martes, 18 de julio de 2017

Incluso un ataque atómico limitado podría causar un otoño nuclear a nivel mundial


Investigadores calcularon cuántas bombas nucleares serían suficientes para provocar ese fenómeno.



Un nuevo estudio, llevado a cabo por Adam Liska y sus colegas de la Universidad de Nebraska, ha puesto de relieve los riesgos de la estrategia que permite la realización de ataques atómicos limitados, alarmando sobre que los mismos podrían tener consecuencias desastrosas para el medioambiente en todo el planeta.
El equipo estableció que los ataques nucleares limitados podrían causar el fenómeno conocido como otoño o sequía nuclear, una versión a escala menor de un invierno nuclear.  
En su trabajo, los investigadores analizaron los datos disponibles públicamente sobre 19 tipos de armas en manos de grandes potencias nucleares: EE.UU., Rusia, China, Reino Unido y Francia.
A partir de ese análisis, los científicos calcularon cuántas bombas en cada categoría de potencia serían suficientes para causar un otoño nuclear. En este sentido, los científicos concluyeron que el fenómeno podría ser desencadenado por 5 bombas nucleares convencionales e incluso probablemente por tan solo 1.
De acuerdo con los autores de la investigación, las armas capaces de desencadenar ese fenómeno incluyen ojivas nucleares colocadas encima de bombas lanzadas por aire, misiles balísticos intercontinentales y misiles terrestres.
Un estudio anterior que se centró en las armas nucleares relativamente pequeñas, según señala el medio, mostró que un ataque nuclear contra una gran ciudad como Los Ángeles sería suficiente para generar un otoño nuclear a escala mundial. La explosión y los incendios resultarían en 5,5 millones de toneladas de cenizas y hollín enviados a la estratósfera. Esto limitaría temporalmente la luz solar, y disminuiría las temperaturas y las precipitaciones en todo el mundo. En algunas partes, la lluvia disminuiría en casi un 80 %.

lunes, 17 de julio de 2017

El increíble lago multicolor de China


En estas imágenes captadas desde el aire sobre la ciudad china de Yuncheng se aprecia el cromatismo deslumbrante de un lago salado.



Cuando suben las temperaturas en verano, el lago salado de la ciudad china de Yunchéng, en la la provincia de Shanxi, deja boquiabiertos tanto a los turistas que frecuentan la zona como los residentes de la zona por la gran variedad de tonalidades que adquieren sus aguas.
La riqueza cromática del lago se aprecia mejor desde el aire, como queda de manifiesto en la siguiente imágen.
Este lago, que ocupa un área de unos 120 kilómetros cuadrados, se caracteriza por su alta salinidad. El fenómeno que 'le saca los colores' al agua radica en la presencia de micro-algas llamadas dunaliellas salinas, que empiezan a resplandecer cuando suben las temperaturas.