Ir al contenido principal

Se 'quema' el campo magnético de nuestro planeta


Si no estuvo al tanto de las fuertes llamaradas que sacudieron nuestro planeta los últimos días, este artículo le explicará todo lo que tiene que saber al respecto.



Este miércoles 6 de septiembre se registró la llamarada solar más potente de los últimos 12 años, que alcanzó una intensidad de X9,3, donde la letra significa una clase de fulguraciones extremadamente grandes, y la cifra, su intensidad. La liberación de miles de millones de toneladas de materia solar ocurrió cerca del área AR 2673, ubicada casi en el centro del disco solar, por lo que los habitantes de la Tierra no han estado a salvo de las consecuencias, según señala el portal Lenta.ru.
La segunda fulguración poderosa con una intensidad X1,3 azotó nuestro planeta este jueves 7 de septiembre, mientras que la tercera, con una potencia M8,1, se ha registrado este viernes 8 de septiembre.

El Sol libera una enorme energía en el espacio

Las llamaradas solares, según la potencia de los rayos X, se dividen en cinco clases (de la menor a la más potente): A, B, C, M y X. Durante las fulguraciones más intensas del Sol, una enorme energía entra en el espacio circundante. En pocos minutos la cantidad de la energía alcanza un billón de megatones en TNT. Se trata de una quinta parte de la energía emitida por el Sol en un segundo, y toda la energía que la humanidad producirá durante un millón de años.

Se espera una potente tormenta magnética

La liberación de masa coronal de la llamarada de clase X9,3 ya ha llegado y en estos momentos está 'quemando' el campo magnético de la Tierra. El planeta se enfrenta a una nube de plasma solar con un diámetro de unos 100 millones de kilómetros antes de lo previsto y el impacto ha sido más fuerte de lo que se estimaba.
La potente tormenta magnética desencadenada en la Tierra tras la reciente llamarada solar ya ha alcanzado el nivel 4 de un máximo de 5, según expertos rusos.
Las eyecciones coronales de la segunda y la tercera fulguración del Sol aún no han llegado a la Tierra, de allí que las posibles consecuencias puedan ocurrir a finales de la semana o a principios de la próxima semana.

Las consecuencias de las llamaradas solares

Los geofísicos predicen la aparición de auroras polares en varias ciudades de Rusia, tanto en Moscú como en San Petersburgo. Por su parte, Canadá también disfrutará de las auroras este 8 de septiembre en las latitudes altas y medianas, según los científicos del Laboratorio de Astronomía de Rayos X del Sol del Instituto de Física de la Academia de las Ciencias de Rusia.
Además, la fulguración más potente del Sol en más de una década ha provocado un empeoramiento del sistema de comunicación en el territorio de Europa y América. Sin embargo, no ha afectado el funcionamiento de satélites y sistemas terrestres, así como el trabajo de la Estación Espacial Internacional.
Sin embargo, según indica Lenta.ru, existe un peligro para los satélites de baja órbita y geoestacionarios. Los primeros podrían sufrir fallos por la atmósfera caliente, mientras que los segundos podrían chocar contra la nube de plasma solar al alejarse de la Tierra.
Asimismo, debido a la tormenta magnética, algunas personas podrían sufrir malestar físico. No obstante, el empeoramiento de la salud no está demostrado científicamente.

Comentarios

  1. Todos ya sabemos que habrá un lavado de cara en el planeta.
    Pero deberiamos de solucionar otras cosas igual de importantes y que nos aclaren otras,que ya son horas.....
    Estamos en pleno siglo 21,y no chupamos los dedos.
    Nada pasa por casualidad,aun por encima,nos toman a todos por tontos.

    ResponderEliminar
  2. Las fallas que se presentaron en mis equipos móviles estarán relacionados con este fenómeno?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. habrá auroras boreales en otras partes del mundo?, me gustaría presenciar un espectaculo de esos en centroamerica

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.

Nave espacial capta una imagen espectacular de la Tierra 60 millones de km

La nave OSIRIS-REx, que obtuvo esta fotografía única, se está dirigiendo al asteroide Beenu para tomar muestras de su superficie.



La NASA ha publicado una espectacular imagen de la Tierra y la Luna captada por una nave espacial en su camino hacia un asteroide. La imagen en blanco y negro fue tomada a 63,6 millones de kilómetros de nuestro planeta. La nave espacial OSIRIS-REx, equipada con la cámara NavCam1, se estaba alejando de la Tierra a una velocidad de 8,5 kilómetros por segundo en el momento en el que hizo la foto el pasado 17 de enero. La Tierra aparece como un pequeño círculo brillante en el medio de la imagen, acompañada de su satélite natural a la derecha. La misión OSIRIS-REx fue lanzada en 2016 con el objetivo de tomar muestras del asteroide Bennu, cercano a la Tierra. Se espera que alcance su objetivo en agosto y que tome una muestra en julio de 2020. La muestra será enviada a la Tierra en un contenedor en 2023.

Científicos: La Tierra 'se tragó' a otros planetas

El impacto de los protoplanetas 'devorados' por la Tierra es mucho mayor de lo que se creía.



Un modelo de los primeros tiempos de existencia de la Tierra ha demostrado que la contribución de planetesimales, o protoplanetas, en el desarrollo del nuestro planeta fue mucho mayor de lo que se creía hasta ahora, informa la revista Cosmos. Los planetesimales son los protoplanetas que 'bombardearon' la Tierra hace unos 4.500 millones de años, después de que nuestro planeta, en las primeras etapas de su existencia, se estrelló contra otro planeta díscolo del tamaño de Marte. Los protoplanetas se originaron a partir de la materia interestelar resultante de la creación de la nebulosa solar, formando rocas que variaban desde el tamaño de un grano de arena hasta discos de más de 3.000 kilómetros de diámetro. Los modelos anteriores sugirieron que cuando estos embriones de planetas se estrellaron contra la Tierra: su masa se dispersó e integró en el manto del planeta. Se estimó que …