Ir al contenido principal

El calentamiento global puede derivar en más erupciones volcánicas


El aumento de la temperatura planetaria está provocando el derretimiento de los glaciares, lo que, a su vez, está vinculado a la recurrencia de estos fenómenos geológicos.



Un estudio encabezado por los científicos de la Universidad de Leeds (Reino Unido) ha sugerido que el derretimiento de glaciales, que es una de las consecuencias del calentamiento global en nuestro planeta, influye en el nivel de la actividad volcánica. Los investigadores han publicado un estudio en la revista científica Geology, del que informa la página web de universidad británica.
En su trabajo los especialistas reflejan cómo en Islandia, cuando el territorio del país cubierto de glaciares era más extenso el nivel de actividad volcánica era más bajo. Sin embargo, a medida que varias de estas formaciones heladas se derritieron, el número de erupciones aumentó.
Para llegar a esta conclusión los investigadores examinaron la ceniza volcánica islandesa preservada en depósitos de turba y sedimentos lacustres. Ello les permitió identificar un período de actividad volcánica reducida hace entre 5.500 y 4.500 años. 
Este período se produjo después de una importante disminución de la temperatura, el cual causó el crecimiento de los glaciales. Los científicos creen que este aumento de tamaño 'tranquilizó' a los volcanes. 
Los científicos apuntan como explicación a los cambios que causa el derretimiento del hielo en la presión en la superficie de nuestro planeta. "Cuando los glaciares retroceden, se reduce la presión sobre la superficie de la Tierra. Esto puede aumentar el derretimiento del manto, así como afectar al flujo y cantidad de magma que la corteza puede soportar", explicó uno de los coautores del estudio, el profesor de la Universidad de Leeds Ivan Savov. 
"Incluso pequeños cambios en la presión superficial pueden alterar la probabilidad de que se produzcan erupciones en volcanes cubiertos de hielo", añadió el experto.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.

Nave espacial capta una imagen espectacular de la Tierra 60 millones de km

La nave OSIRIS-REx, que obtuvo esta fotografía única, se está dirigiendo al asteroide Beenu para tomar muestras de su superficie.



La NASA ha publicado una espectacular imagen de la Tierra y la Luna captada por una nave espacial en su camino hacia un asteroide. La imagen en blanco y negro fue tomada a 63,6 millones de kilómetros de nuestro planeta. La nave espacial OSIRIS-REx, equipada con la cámara NavCam1, se estaba alejando de la Tierra a una velocidad de 8,5 kilómetros por segundo en el momento en el que hizo la foto el pasado 17 de enero. La Tierra aparece como un pequeño círculo brillante en el medio de la imagen, acompañada de su satélite natural a la derecha. La misión OSIRIS-REx fue lanzada en 2016 con el objetivo de tomar muestras del asteroide Bennu, cercano a la Tierra. Se espera que alcance su objetivo en agosto y que tome una muestra en julio de 2020. La muestra será enviada a la Tierra en un contenedor en 2023.

La razón por la que el núcleo interno de la Tierra no debería existir

El proceso mediante el cual, según la teoría más aceptada, se formó el núcleo de nuestro planeta es técnicamente imposible.



Hace aproximadamente mil millones de años, el núcleo interno de la Tierra experimentó un crecimiento acelerado. La bola de metal líquido que se encuentra en el centro de nuestro planeta cristalizó rápidamente debido a la disminución de las temperaturas, y creció constantemente hasta alcanzar un diámetro de aproximadamente 1.220 kilómetros, un tamaño que —se cree— sigue manteniendo hasta nuestros días. Esa es la teoría convencional sobre la creación del núcleo interno del planeta. Sin embargo, un nuevo estudio publicado recientemente en la revista Earth and Planetary Science Letters ha mostrado que es técnicamente imposible que ese proceso tuviera lugar. El estudio, liderado por Steven Hauck, un profesor de la Universidad Case Western Reserve en Ohio (EE.UU.), ha demostrado que el modelo convencional no incluye un detalle importante que convierte esta teoría en de…