Ir al contenido principal

¿Cómo fue la "Estrella de la Muerte" soviética?

La Unión Soviética progresó de manera considerable en sus planes para lanzar al espacio la denominada "Estrella Roja de la Muerte", un proyecto armamentístico que fue secreto durante mucho tiempo.





En los primeros días de gloria de los vuelos espaciales, tanto el Kremlin como el Pentágono intentaron desarrollar una nave militar capaz de atacar los recursos espaciales del enemigo. En 1975, cuando los astronautas de ambos países se reunieron en el espacio por primera vez, las estaciones espaciales parecían ser el camino hacia la cooperación espacial.

Un año después de que se estrenara el proyecto de pruebas conjuntas Apollo-Soyuz, los investigadores soviéticos comenzaron a investigar cómo orbitar misiles antibalísticos. Esa iniciativa generó dos proyectos: la red de estaciones de cañones láser Skif-D y las plataformas orbitales Kaskad, para lanzar misiles espaciales. La enorme nave espacial diseñada para ese tipo de armas se denominó Polyus (Polo Norte).

Te puede interesar: ¿El inevitable fin está cerca? Humanos cambian el reloj geológico de la Tierra


Por una parte, mientras el servicio de transporte de EE.UU. hacía más potente su transbordador STS, la parte soviética estimó que se trataba de un sistema armamentístico que los norteamericanos estaban creando por alguna razón militar no declarada y que suponía un peligro para Moscú. Por otra parte, el éxito que consiguió la URSS con sus estaciones espaciales y experimentos con armas láser alarmó a los estadounidenses. Poco después de que Ronald Reagan asumiera la presidencia de EE.UU. en 1981, los nuevos altos cargos de la Defensa le presentaron el potencial de la investigación soviética y sus posibles contramedidas.

Te puede interesar: La primera hoja sintética capaz de generar oxígeno

La Estrella Polar

Polyus sería un arma que derribaría misiles balísticos intercontinentales de EE.UU. durante su fase de impulso, mientras realizaban su viaje al espacio. 
La competencia entre ambas potencias continuó cuando en 1983 Reagan estableció su programa de defensa estratégica, también conocido como 'Star Wars'. Un año después, el Kremlin autorizó su proyecto Polyus-Skif. Así, en 1986, cuando el plan de investigación y desarrollo norteamericano superó los 3.000 millones de dólares, la URSS comenzó un programa de choque para poner su propia estación de combate en órbita, indica 'The National Interest'.

Te puede interesar: El Soldado Perfecto: El arma mas letal de la guerra moderna. ARMA LÁSER.


Fuertemente armada y envuelta en secretismo, apareció el arma antimisiles soviética, "la Estrella Roja de la Muerte", diseñada para luchar contra sus temidas estaciones de combate estadounidenses, que aún no existían. Las cifras de Polyus, un proyecto escondido dentro del programa de la estación espacial, eran impresionantes: casi 37 metros de largo, más de 4 metros en diámetro y de 80 toneladas de peso.
El bloque de carga funcional de Polyus contenía cohetes para maniobrar, paneles solares y un sistema de energía. Además, incluía un láser infrarrojo de un megavatio, tanques de combustible y turbogeneradores. Para disimular las emisiones fruto del uso de esa arma, el satélite expulsaría una mezcla del gases kriptón y xenón. 
Sin embargo, durante las pruebas operativas que se celebraron el 15 de mayo de 1987, un funcionamiento anormal de sus sistemas provocó que Polyus no alcanzara la órbita prevista y se hundiera en el océano Pacífico.

Te puede interesar: Científicos Rusos intentaran revivir al León Cavernario que vivió hace 10 mil años

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Científicos se topan con "una pesadilla geométrica" en el Sistema Solar

La magnetosfera de Urano presenta una anomalía que ha sorprendido a un grupo de científicos estadounidenses.



Como si tuviera un interruptor y pasara del 'on' al 'off'. Así funciona la magnetosfera de Urano, según una nueva investigación llevada a cabo por científicos del Instituto de Tecnología de Georgia, EE.UU. La magnetosfera del séptimo planeta del Sistema Sola se abre para el viento solar, pero muy pronto se cierra desviándolo, proceso que la distingue, por ejemplo, de la de la Tierra, que se abre o se cierra dependiendo del campo magnético del viento solar. Este proceso es diferente en Urano porque gira "yaciendo sobre su lado", según concluyen los científicos estadounidenses. Y, en concreto, porque su eje está inclinado en 60 grados. "Urano es una pesadilla geométrica", comenta Carol Paty, investigadora que participó en el estudio. "El campo magnético gira muy rápidamente […] Cuando el viento solar magnetizado choca con este campo en la …

El Sol podría tener un 'gemelo malvado' llamado Némesis

Un estudio nuevo apunta a que nuestra estrella nació junto con un gemelo que orbitaba alrededor del mismo punto.



Los resultados de un reciente estudio realizado por astrofísicos de las universidades de Harvard y Berkeley publicado en el portal especializado arxiv.org sugieren que en el momento de su nacimiento, el Sol podría haber tenido un 'gemelo' llamado Némesis. Se trata de un fenómeno llamado sistema binario, que es bastante habitual en el universo, cuando dos estrellas cercanas orbitan alrededor de un centro de masa común. En su investigación, los científicos suponen que el nacimiento de la mayoría de las estrellas va acompañado de la creación de un sistema binario, lo que puede significar que nuestro astro rey tuvo un gemelo. Gemelo 'malvado' Los investigadores recuperaron la hipótesis de Némesis (bautizado así en honor a la diosa de la venganza), propuesta por el físico R. A. Muller en 1984. Según el científico, Némesispodría haberse convertido en una enana marr…

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.