Ir al contenido principal

El relajado diálogo de dos cosmonautas rumbo a la EEI

imagen de la atmósfera de la tierra tomada desde la estación espacial internacional

¿Se ha preguntado alguna vez qué piensan los tripulantes de la Estación Espacial Internacional? Una reveladora conversación de dos cosmonautas rusos arroja luz sobre sus pensamientos.



El pasado mes de mayo el canal 'Hacia arriba, en el espacio' ('Vvys, v kosmos', en ruso) publicó en YouTube un video grabado en el interior de la Soyuz TMA-16M durante su vuelo hacia la Estación Espacial Internacional (EEI), que tuvo lugar en marzo de 2015.
En el video se aprecian todas las fases del vuelo, pero lo más curioso de todo es la conversación que mantienen los cosmonautas Gennadi Pádalka y Mijaíl Kornienko, que vuelan con el estadounidense Scott Kelly. La filosófica, curiosa y, al mismo tiempo, triste conversación, se ha hecho popular este mes de agosto, y no solo entre los aficionados al espacio.
En el video, que dura más de 2,5 horas, los cosmonautas entablan principalmente conversaciones técnicas. No obstante, una hora después del inicio del vuelo (1.41.00 en el minutado del video) los cosmonautas tienen tiempo para hablar sobre temas y sensaciones más abstractas. Este fue su sorprendente diálogo:
Pádalka: "Vaya por Dios, chicos, un año entero [en el espacio]".
Kornienko: "No me lo recuerdes".
Pádalka: "Vosotros sois ***[palabra malsonante] héroes. Vais a ser héroes".
Kelly: "Sí".
Pádalka: "Todo estará bien, no te preocupes".
Kornienko: "Un buen equipo es lo más importante".
Pádalka: "El elenco va a cambiar constantemente. Entonces [el nombre del cosmonauta mencionado no se oye bien] llega aquí,  *** te fastidiará un poco, pero no importa...".
Kornienko: "...será bastante difícil".
Pádalka: "¿Qué hacer?".
Kornienko: "Nada. Vamos a adaptarnos. Luego [otro nombre de cosmonauta] llega, y podemos ir a casa. Todavía no he llegado allí, pero ya planeo volver a casa".
Pádalka: "Oh, ***. Me gustan las despedidas, los lanzamientos y luego pienso: ¿para qué diablos vine aquí?".
Kornienko: "Jaja, sí. Luego vienen duros días de trabajo y se acabó".
Pádalka: "Allí abajo es interesante: los niñitos, las mujeres nos dicen adiós, lágrimas. Y yo pienso: ¿para qué, ***, necesitamos todo esto?"
Kornienko: "Sí, cuando llegas [a la EEI], uno siente depresión. Y luego mejora… Es normal".
Pádalka: "Pero ya está, ***, es la última vez, ***".
Kornienko ríe mucho, ya que fue el quinto vuelo espacial de su colega Pádalka, que ha pasado en el espacio 878 días durante toda su vida. "Cuando vuelvas a volar, me debes una botella [de alcohol]", continúa Kornienko.
Pádalka: "Sí, chicos. Chicos, es verdad. Es mi último vuelo. Basta".
Kornienko: "Lo dices ya por décima vez. Vivimos mientras trabajamos y volamos. El día que caigas en el sofá ya todo se acabó, ***. Así que no lo olvides. Mira, 270 kilómetros hasta la estación. Y allí ya nos esperan. Vamos a abrir latas [de conserva] y a tener aperitivo".
Pádalka: "Cordero ***. Con té caliente".

Te puede interesar: Crean un análogo de Pokémon Go para 'cazar' mensajes de los difuntos

Comentarios

  1. Que irónico.... mientras ellos desean no volver a salir, yo deseo con salir y verlo por mi mismo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Científicos se topan con "una pesadilla geométrica" en el Sistema Solar

La magnetosfera de Urano presenta una anomalía que ha sorprendido a un grupo de científicos estadounidenses.



Como si tuviera un interruptor y pasara del 'on' al 'off'. Así funciona la magnetosfera de Urano, según una nueva investigación llevada a cabo por científicos del Instituto de Tecnología de Georgia, EE.UU. La magnetosfera del séptimo planeta del Sistema Sola se abre para el viento solar, pero muy pronto se cierra desviándolo, proceso que la distingue, por ejemplo, de la de la Tierra, que se abre o se cierra dependiendo del campo magnético del viento solar. Este proceso es diferente en Urano porque gira "yaciendo sobre su lado", según concluyen los científicos estadounidenses. Y, en concreto, porque su eje está inclinado en 60 grados. "Urano es una pesadilla geométrica", comenta Carol Paty, investigadora que participó en el estudio. "El campo magnético gira muy rápidamente […] Cuando el viento solar magnetizado choca con este campo en la …

El Sol podría tener un 'gemelo malvado' llamado Némesis

Un estudio nuevo apunta a que nuestra estrella nació junto con un gemelo que orbitaba alrededor del mismo punto.



Los resultados de un reciente estudio realizado por astrofísicos de las universidades de Harvard y Berkeley publicado en el portal especializado arxiv.org sugieren que en el momento de su nacimiento, el Sol podría haber tenido un 'gemelo' llamado Némesis. Se trata de un fenómeno llamado sistema binario, que es bastante habitual en el universo, cuando dos estrellas cercanas orbitan alrededor de un centro de masa común. En su investigación, los científicos suponen que el nacimiento de la mayoría de las estrellas va acompañado de la creación de un sistema binario, lo que puede significar que nuestro astro rey tuvo un gemelo. Gemelo 'malvado' Los investigadores recuperaron la hipótesis de Némesis (bautizado así en honor a la diosa de la venganza), propuesta por el físico R. A. Muller en 1984. Según el científico, Némesispodría haberse convertido en una enana marr…

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.