Ir al contenido principal

Confirman la existencia del séptimo continente.


'Zealandia', como los investigadores llamaron al séptimo continente, está situada al este de Australia y sus mayores zonas emergidas son Nueva Zelanda y Nueva Cladonia.



Recientemente en los medios han aparecido noticias sobre el descubrimiento de un nuevo continente. 'Científicos hallan un continente subacuático', 'Confirman que existe un séptimo continente en la Tierra', rezan algunos de los muchos titulares publicados por medios de todo el mundo.

¿Cuál es la causa de tanta reacción?

El 16 de febrero la revista 'Nature' publicó un artículo basado en el estudio titulado 'Zealandia: el continente oculto de la Tierra', en el que un grupo de 11 científicos de varios países afirman haber encontrado un séptimo continente.  
Según los geólogos, Nueva Zelanda y Nueva Caledonia no son islas, sino los puntos más elevados de un enorme continente, Zealandia, el 94% del cual está bajo el agua.

¿Pero qué es un continente?

La verdad es que no existen criterios unificados para definir un continente. En ciencia con este concepto se entiende una superficie de tierra grande y continua rodeada totalmente de agua. La definición científica no evita que la lista de continentes de la Tierra sea distinta en diferentes países. En Rusia, por ejemplo, se considera que los continentes son seis (Norteamérica, Sudamérica, Eurasia, África, Australia y la Antártida), mientras que en el Reino Unido son siete, pues los británicos consideran que Asia y Europa constituyen dos continentes separados.

¿Por qué creen que Zealandia es un continente?

La corteza terrestre en el área que ocupa Zealandia tiene características más propias de una corteza continental que oceánica, dicen los investigadores. La corteza continental es más alta y más gruesa que la oceánica, y tiene una composición diferente.
Además, Zealandia tiene unos límites precisos y no forma parte de Australia, ya que las dos están separadas por la fosa Cato. 

¿Una cuestión más política que científica?

La verdad es que el concepto de Zealandia no es nuevo y que en Nueva Zelanda la discusión existe desde hace décadas, aunque nunca hasta ahora esta región había sido clasificada como un continente.
Muchos de los datos del estudio fueron recopilados a raíz de la aspiración de las autoridades neozelandesas de ampliar los límites de sus zonas marítimas, y el estudio científico de la plataforma submarina fue financiado en parte por el Gobierno de Wellington. Este análisis fue posteriormente utilizado durante la preparación de la solicitud a la ONU para expandir los límites marinos de Nueva Zelanda en unas 200 millas marítimas (unos 370 kilómetros) en una zona rica en recursos.

¿Qué cambiaría si Zealandia fuera declarada continente?

Aparte de los posibles beneficios para Nueva Zelanda, es poco probable que el reconocimiento de Zealandia como séptimo (u octavo) continente conllevara cambios drásticos. Al fin y al cabo, hasta ahora la humanidad no se ha puesto de acuerdo sobre el número de continentes que existen en el planeta.

Comentarios

  1. y que importancia tiene encontrar otro continente si nos estamos dando con la tierra

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Científicos se topan con "una pesadilla geométrica" en el Sistema Solar

La magnetosfera de Urano presenta una anomalía que ha sorprendido a un grupo de científicos estadounidenses.



Como si tuviera un interruptor y pasara del 'on' al 'off'. Así funciona la magnetosfera de Urano, según una nueva investigación llevada a cabo por científicos del Instituto de Tecnología de Georgia, EE.UU. La magnetosfera del séptimo planeta del Sistema Sola se abre para el viento solar, pero muy pronto se cierra desviándolo, proceso que la distingue, por ejemplo, de la de la Tierra, que se abre o se cierra dependiendo del campo magnético del viento solar. Este proceso es diferente en Urano porque gira "yaciendo sobre su lado", según concluyen los científicos estadounidenses. Y, en concreto, porque su eje está inclinado en 60 grados. "Urano es una pesadilla geométrica", comenta Carol Paty, investigadora que participó en el estudio. "El campo magnético gira muy rápidamente […] Cuando el viento solar magnetizado choca con este campo en la …

El Sol podría tener un 'gemelo malvado' llamado Némesis

Un estudio nuevo apunta a que nuestra estrella nació junto con un gemelo que orbitaba alrededor del mismo punto.



Los resultados de un reciente estudio realizado por astrofísicos de las universidades de Harvard y Berkeley publicado en el portal especializado arxiv.org sugieren que en el momento de su nacimiento, el Sol podría haber tenido un 'gemelo' llamado Némesis. Se trata de un fenómeno llamado sistema binario, que es bastante habitual en el universo, cuando dos estrellas cercanas orbitan alrededor de un centro de masa común. En su investigación, los científicos suponen que el nacimiento de la mayoría de las estrellas va acompañado de la creación de un sistema binario, lo que puede significar que nuestro astro rey tuvo un gemelo. Gemelo 'malvado' Los investigadores recuperaron la hipótesis de Némesis (bautizado así en honor a la diosa de la venganza), propuesta por el físico R. A. Muller en 1984. Según el científico, Némesispodría haberse convertido en una enana marr…

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.