Ir al contenido principal

China prueba un dron capaz de volar en la 'zona muerta'


El dispositivo acelera mediante un pulso electromagnético y es casi imperceptible para los radares.



China realizó una exitosa prueba de un dron de inteligencia militar desarrollado con el fin de dominar la 'zona muerta', la parte de la estratósfera que constituye el epicentro de la carrera espacial de nuestro tiempo, informa el diario South China Morning Post.
Se trata de una zona de la atmósfera terrestre que comienza a partir de los 20 kilómetros de altura y que es casi inaccesible para los pequeños vehículos aéreos no tripulados. Su escasa densidad de aire constituye un obstáculo para mantener la altura, mientras que las temperaturas extremadamente bajas interfieren en el funcionamiento de los circuitos electrónicos.

Tan lejos, tan cerca

Así, esa área estratégica para sobrevolar y observar grandes territorios, se encuentra demasiado alto para la mayoría de los aeroplanos y al mismo tiempo demasiado baja para un satélite espacial. El dron que más logró acercarse a la 'zona muerta' fue, hasta hace poco, el Northrop Grumman RQ-4 Global Hawk de la Fuerza Aérea estadounidense, que puede alcanzar altitudes de 19.000 metros sobre el nivel del mar.
Sin embargo, en septiembre último China probó con éxito dos modelos experimentales, uno de los cuales voló a 25 kilómetros de altura. Tras ser elevados mediante un aerostato de alta presión, los dispositivos maniobraron a diferentes alturas.

Rápido como una bala

Estos vehículos experimentales, cuyo tamaño es similar al de un murciélago, utilizaron un pulso electromagnético para acelerar de 0 a 100 kilómetros tras recorrer una distancia equivalente al largo de un brazo, sostiene el medio chino.
El prototipo "salió disparado cono una bala", declaró Yang Yanchu, científico encargado de dirigir este proyecto de la Academia de Optoelectrónica de la Academia China de las Ciencias.
Tras ganar velocidad, los aparatos planearon hacia su objetivo ubicado a más de 100 kilómetros de distancia mientras enviaban datos de vuelo hacia una estación terrestre. Tanto sus trayectorias como su altitud fueron reguladas de manera automática, sin necesidad de intervención humana.

Enjambre de drones

"El objetivo de nuestra investigación es lanzar cientos de estos drones" de un solo golpe, como si se liberara "un enjambre de abejas u hormigas", indicó el profesor Yang.
A diferencia de los modelos de otros países, cuyos costo asciende a millones de dólares, los prototipos chinos apuntan a reducir los costos de producción a apenas unos cientos de yuanes (decenas de dólares). Estos pequeños modelos, que pueden caber en una caja de zapatos, están provistos de dispositivos que registran el territorio sobrevolado, así como los objetivos militares. Además, los aparatos experimentales son casi indetectables para los radares enemigos.
Sin embargo, estos drones no cuentan con cámaras de foto y video ni antenas de transmisión, para no entorpecer los lanzamientos a gran altura. Algunos prototipos incluso prescinden de un motor de propulsión, ya que están diseñados para planear hasta su objetivo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.

Nave espacial capta una imagen espectacular de la Tierra 60 millones de km

La nave OSIRIS-REx, que obtuvo esta fotografía única, se está dirigiendo al asteroide Beenu para tomar muestras de su superficie.



La NASA ha publicado una espectacular imagen de la Tierra y la Luna captada por una nave espacial en su camino hacia un asteroide. La imagen en blanco y negro fue tomada a 63,6 millones de kilómetros de nuestro planeta. La nave espacial OSIRIS-REx, equipada con la cámara NavCam1, se estaba alejando de la Tierra a una velocidad de 8,5 kilómetros por segundo en el momento en el que hizo la foto el pasado 17 de enero. La Tierra aparece como un pequeño círculo brillante en el medio de la imagen, acompañada de su satélite natural a la derecha. La misión OSIRIS-REx fue lanzada en 2016 con el objetivo de tomar muestras del asteroide Bennu, cercano a la Tierra. Se espera que alcance su objetivo en agosto y que tome una muestra en julio de 2020. La muestra será enviada a la Tierra en un contenedor en 2023.

Científicos: La Tierra 'se tragó' a otros planetas

El impacto de los protoplanetas 'devorados' por la Tierra es mucho mayor de lo que se creía.



Un modelo de los primeros tiempos de existencia de la Tierra ha demostrado que la contribución de planetesimales, o protoplanetas, en el desarrollo del nuestro planeta fue mucho mayor de lo que se creía hasta ahora, informa la revista Cosmos. Los planetesimales son los protoplanetas que 'bombardearon' la Tierra hace unos 4.500 millones de años, después de que nuestro planeta, en las primeras etapas de su existencia, se estrelló contra otro planeta díscolo del tamaño de Marte. Los protoplanetas se originaron a partir de la materia interestelar resultante de la creación de la nebulosa solar, formando rocas que variaban desde el tamaño de un grano de arena hasta discos de más de 3.000 kilómetros de diámetro. Los modelos anteriores sugirieron que cuando estos embriones de planetas se estrellaron contra la Tierra: su masa se dispersó e integró en el manto del planeta. Se estimó que …