Ir al contenido principal

Resuelven el enigma del inesperado frío en Plutón


Las bajas temperaturas detectadas por la nave New Horizons en 2015 fueron una sorpresa al contradecir las predicciones científicas.



Un grupo de investigadores de la Universidad de California, EE.UU., ha elaborado una nueva teoría que explica las mediciones realizadas por la nave espacial de la NASA New Horizons en 2015 sobre los rasgos de las temperaturas encontradas en Plutón.
El estudio ha sido publicado en la revista Nature, donde se especifica que la causa del hasta ahora no entendido frío de Plutón son las partículas de hidrocarburos que crean neblinas en la atmósfera del planeta. Estas neblinas son el resultado de reacciones químicas en las capas más elevadas de la atmósfera, donde la radiación ultravioleta del sol afecta al nitrógeno y al metano.
"Desde que recibimos los primeros datos sobre temperatura de la nave New Horizons, esto ha sido un misterio", explicó Xi Zhang, líder de la investigación, en un comunicado de la universidad. 
Según los científicos, esas partículas emiten una radiación infrarroja que expulsa energía hacia el espacio, lo que provoca que se enfríe la atmósfera.
La nave New Horizons alcanzó su máxima aproximación al planeta enano en 2015, y desveló distintos datos sobre las cordilleras, hielos que fluyen, una espesa neblina y su temperatura, que resultó ser mucho más baja de la pronosticada: -203ºC frente a -173ºC.
"Plutón es el primer cuerpo planetario que conocemos en el que el equilibrio energético de la atmósfera está dominado por partículas en estado sólido en lugar de por gases", detalló el investigador", explica Zhang en el comunicado. 

Comentarios

  1. Hay que mandar un robot curioso a su superficie y ver que hay ahi no les parece?. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Q sorprendente información, es toda la información que tienen, me interesa saber más, gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.

Astrofísico explica de qué manera sería posible viajar al pasado

El científico emplea el concepto de los agujeros de gusano para argumentar la posibilidad teorética de los viajes en el tiempo.



El astrofísico Ethan Siegel ha argumentado en el blog Starts With A Bang de Forbes que la idea de viajar en el tiempo al pasado podría ser posible "gracias a algunas propiedades muy interesantes del tiempo y el espacio según teoría de la relatividad general de Einstein". El científico parte del concepto de los agujeros de gusano, también conocidos como el puente de Einstein-Rosen, que son pasajes a través del espacio-tiempo. En el universo hay fluctuaciones cuánticas minúsculas en el tejido del espacio-tiempo, explicó, incluyendo fluctuaciones de energía en las direcciones 'positiva' y 'negativa'. "Una fluctuación de energía positiva muy fuerte y densa crearía un espacio curvado de un modo particular, mientras que una fluctuación de energía negativa fuerte curvaría el espacio exactamente de la manera opuesta", señaló Siegel…

Nave espacial capta una imagen espectacular de la Tierra 60 millones de km

La nave OSIRIS-REx, que obtuvo esta fotografía única, se está dirigiendo al asteroide Beenu para tomar muestras de su superficie.



La NASA ha publicado una espectacular imagen de la Tierra y la Luna captada por una nave espacial en su camino hacia un asteroide. La imagen en blanco y negro fue tomada a 63,6 millones de kilómetros de nuestro planeta. La nave espacial OSIRIS-REx, equipada con la cámara NavCam1, se estaba alejando de la Tierra a una velocidad de 8,5 kilómetros por segundo en el momento en el que hizo la foto el pasado 17 de enero. La Tierra aparece como un pequeño círculo brillante en el medio de la imagen, acompañada de su satélite natural a la derecha. La misión OSIRIS-REx fue lanzada en 2016 con el objetivo de tomar muestras del asteroide Bennu, cercano a la Tierra. Se espera que alcance su objetivo en agosto y que tome una muestra en julio de 2020. La muestra será enviada a la Tierra en un contenedor en 2023.