Cuadro de búsqueda

Cargando...

martes, 2 de agosto de 2016

El telescopio Hubble logra captar una estrella muerta



Los restos de la estrella muerta se ubican en DEM L316A, una región situada a 160.000 años luz, en la Gran Nube de Magallanes.




El telescopio espacial Hubble de la NASA y la Agencia Espacial Europea ha obtenido una imagen de un cuerpo celeste que murió hace mucho tiempo. La estrella muerta pertenecía a la región DEM L316A, que muestra unos 'mechones' ondulantes de gas ionizado y está situada a unos 160.000 años luz de distancia en una de las galaxias más cercanas a la Vía Láctea, la Gran Nube de Magallanes (LMC).
La explosión que formó el área fue un ejemplo de una variedad especialmente enérgica y brillante de supernova que se conoce como tipo Ia. Este fenómeno se produce cuando una estrella enana blanca "roba más material del que puede manejar de su compañero cercano y se desequilibra", indica la NASA.



Como consecuencia, se produce una liberación de energía en forma de una explosión brillante, que expulsa las capas exteriores de la estrella al espacio circundante a velocidades inmensas. A continuación, este gas expulsado pasa a través del material interestelar que lo calienta e ioniza, produciendo un débil resplandor, que es exactamente lo que ha capturado el telescopio espacial.
La Gran Nube de Magallanes orbita la Vía Láctea en función de una galaxia satélite. Se trata de la cuarta galaxia más grande del Grupo Local, el cúmulo de galaxias en el que se encuentra la nuestra Vía Láctea.

Te puede interesar: Los científicos observan por primera vez cómo nace el cáncer de piel

No hay comentarios.:

Publicar un comentario