Ir al contenido principal

El Sol destruirá la Tierra mucho antes de lo que se creía

Imagen ilustrativa del planeta tierra cerca del sol

El exceso de calor provocará que se evapore más agua de la Tierra, se concentre en la atmósfera y aumente el efecto invernadero.



Existen varias teorías sobre cuál será la causa que llevará a la desaparición de nuestro planeta, desde que nos estrellemos contra otro cuerpo celeste hasta que terminemos dentro de un agujero negro o recibamos el impacto de unos asteroides.
No obstante, Jillian Scudder, una astrofísica de la Universidad de Sussex (Brighton, Reino Unido), ha afirmdado en una entrevista a Business Insider que el Sol, la estrella que hace posible la vida en la Tierra, acabará destruyéndonos.
Scudder ha detallado que "las predicciones sobre qué le ocurrirá exactamente a la Tierra a medida que el Sol aumente su brillo en los próximos 1.000 millones de años son bastante inciertas. Sin embargo, la idea general es que el exceso de calor procedente de esa estrella provocará que se evapore más agua de nuestro planeta y se concentre en la atmósfera, con lo cual generará un efecto invernadero que atrapará aún más calor y acelerará la evaporación".
Esta especialista ha explicado que la energía que emite el Sol aumenta de manera paulatina a medida que quema hidrógeno y acumula helio, con lo cual "mucho antes de que agote esas reservas, su radiación será tan intensa que separará las moléculas de agua en hidrógeno y oxígeno".
De este modo, dentro de alrededor de 3.500 millones de años la radiación solar será un 40 % más intensa, algo que haría hervir el agua de los océanos y causará que "la Tierra, llena de vida, llegue a ser tan insoportablemente caliente y seca como Venus", concluye Jillian Scudder.

Te puede interesar: Extraños ruidos en el iPhone 7 inquietan a los usuarios

Comentarios


  1. martes, 26 de marzo de 2013
    cintura solar

    1342.000 kilómetros de incandescencia
    Emitiendo solo el solar soplido
    Como un feroz y rugiente animal
    Nos hiciste compañeros estelares
    Te pido que ni te acerques ni te alejas
    Extraña distancia que
    sin embargo permite que un pajarillo
    seque sus alas al amanecer

    1342.000 kilómetros girando con nuestro destino
    Y cada atardecer te marchas y vas a tierras lejanas
    Suave biorritmo
    1342.000 kilómetros mide tu cintura cósmica
    Danzadora de fuego
    Al día el obrero refleja su sombra golpeándola una y otra vez
    A que juegas con nosotros macrocosmos lejano
    Estrella nova sin luz propia que quedo suspendida en tu jardín
    Seguiremos adorándote hasta que tu tiempo se termine
    Entonces Moriremos juntos
    yaya

    ResponderEliminar
  2. Saludos, amiga. Lindo poema. Quisiera, más que por el mero hecho de congraciar contigo, ahondar en tu bellamente locuaz intervención. Así, pues, y queriendo contar con tu licencia, oso exponer una brevísima acotación: Tras hacer profundos, muy fríos y aplicadísimos cálculos, he logrado discernir que ayudaría enormemente -en la entonces prioritaria misión de salvaguardar más mi vida-, conocer con la debida antelación si el momento en que el sol abrace a la tierra, y a mí en ella, será en el día o en la noche...

    De nuevo saludos. Bello poema.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Científicos se topan con "una pesadilla geométrica" en el Sistema Solar

La magnetosfera de Urano presenta una anomalía que ha sorprendido a un grupo de científicos estadounidenses.



Como si tuviera un interruptor y pasara del 'on' al 'off'. Así funciona la magnetosfera de Urano, según una nueva investigación llevada a cabo por científicos del Instituto de Tecnología de Georgia, EE.UU. La magnetosfera del séptimo planeta del Sistema Sola se abre para el viento solar, pero muy pronto se cierra desviándolo, proceso que la distingue, por ejemplo, de la de la Tierra, que se abre o se cierra dependiendo del campo magnético del viento solar. Este proceso es diferente en Urano porque gira "yaciendo sobre su lado", según concluyen los científicos estadounidenses. Y, en concreto, porque su eje está inclinado en 60 grados. "Urano es una pesadilla geométrica", comenta Carol Paty, investigadora que participó en el estudio. "El campo magnético gira muy rápidamente […] Cuando el viento solar magnetizado choca con este campo en la …

El Sol podría tener un 'gemelo malvado' llamado Némesis

Un estudio nuevo apunta a que nuestra estrella nació junto con un gemelo que orbitaba alrededor del mismo punto.



Los resultados de un reciente estudio realizado por astrofísicos de las universidades de Harvard y Berkeley publicado en el portal especializado arxiv.org sugieren que en el momento de su nacimiento, el Sol podría haber tenido un 'gemelo' llamado Némesis. Se trata de un fenómeno llamado sistema binario, que es bastante habitual en el universo, cuando dos estrellas cercanas orbitan alrededor de un centro de masa común. En su investigación, los científicos suponen que el nacimiento de la mayoría de las estrellas va acompañado de la creación de un sistema binario, lo que puede significar que nuestro astro rey tuvo un gemelo. Gemelo 'malvado' Los investigadores recuperaron la hipótesis de Némesis (bautizado así en honor a la diosa de la venganza), propuesta por el físico R. A. Muller en 1984. Según el científico, Némesispodría haberse convertido en una enana marr…

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.