Ir al contenido principal

El Planeta X no solo puede existir, sino que estaría 'inclinando' nuestro Sistema Solar


Investigadores estiman que el enigmático planeta puede ser el causante de un cierto 'tambaleo' del Sistema Solar, razón por la que parece que el Sol está ligeramente inclinado.



El supuesto nuevo integrante del Sistema Solar, el Planeta X, podría ser responsable de una inclinación inusual del Sol. Según un estudio de un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de California (Caltech), el lejano planeta podría ser el causante de un cierto desequilibrio del Sistema Solar, razón por la que parece que el Sol está ligeramente inclinado.
Todos los planetas orbitan en un plano que gira con una inclinación de seis grados con respecto al Sol, a lo que se debe la apariencia de que el mismo Sol se ladeó en cierto ángulo.
"Debido a que el Planeta Nueve es tan enorme y tiene una órbita inclinada en comparación con los otros planetas, el Sistema Solar no tiene más remedio que girar lentamente fuera de la alineación", sostiene Elizabeth Bailey, principal autora de la investigación.
Según los cálculos de los científicos, el Planeta X parece orbitar unos 30 grados fuera del plano orbital de los otros planetas, lo que influye en la órbita de una gran cantidad de objetos en el Cinturón de Kuiper.
"Cada vez que observamos con cuidado, seguimos viendo que el Planeta Nueve explica algo sobre el Sistema Solar que había sido durante mucho tiempo un misterio", afirma Konstantín Batygin, profesor asistente de ciencias planetarias.

¿Qué es el Planeta X?

  • El pasado mes de enero los científicos Mike Brown y Konstantín Batygin, del Instituto de Tecnología de California en Pasadena (EE.UU.), encontraron una prueba de la posible existencia del Planeta X.
  • El supuesto noveno planeta del sistema solar pesaría diez veces más que la Tierra y completaría una órbita larga de un periodo de 15.000 años.
  • Los especialistas afirman que sus propiedades físicas y químicas son semejantes a las de los gigantes de hielo Urano y Neptuno.


Comentarios

  1. La inclinación de los planos orbitales de los planetas no se debe a la influencia de un planeta extraño, mas bien es el resultado de un movimiento de precesión de los planos orbitales de los planetas al rededor del Sol. hallaran una explicación detallada de esta teoría aquí: http://masscience.com/2016/07/17/conozca-la-verdadera-causa-de-la-inclinacion-axial-de-los-planetas-del-sistema-solar/

    ResponderEliminar
  2. El eje de rotación de la tierra no se halla inclinado, mas bien es el plano orbital de la tierra el que va inclinándose progresivamente respecto del Sol en un ciclo que dura varios millones de años, hallaran una explicación mas detallada de mi teoría aquí, http://masscience.com/2016/07/29/nueva-teoria-sobre-la-orbita-de-la-tierra-parte-2-precesion-del-plano-orbital-de-la-tierra/

    ResponderEliminar
  3. Si el planeta X también conocido como el que pasa cada 3600 años entre Marte y Júpiter tendría entre otras posibilidades afectar al Sistema Solar, sin embargo, afectaría más a la tierra con nefastas consecuencias.

    ResponderEliminar
  4. si el planeta x hubiera cruzado el sistema solar una sola vez(algo comun en todos los sistemas planetarios)con la masa que dicen que tiene,i atravesando la orbita terrestre,i dando por hechco que si hiciera la orbita cada 3600 años ya habria pasado almenos 100 veces,entonces la humanidad nisiquiera existiria,i ovbiamente estamos aqui....otra cosa es que haya una enana marron compañera del sol que tenga una orbita que le acerque al sol lo suficiente cada X años,eso si inclinaria el sistema solar pero ni de lejos se acercaria a el.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Científicos se topan con "una pesadilla geométrica" en el Sistema Solar

La magnetosfera de Urano presenta una anomalía que ha sorprendido a un grupo de científicos estadounidenses.



Como si tuviera un interruptor y pasara del 'on' al 'off'. Así funciona la magnetosfera de Urano, según una nueva investigación llevada a cabo por científicos del Instituto de Tecnología de Georgia, EE.UU. La magnetosfera del séptimo planeta del Sistema Sola se abre para el viento solar, pero muy pronto se cierra desviándolo, proceso que la distingue, por ejemplo, de la de la Tierra, que se abre o se cierra dependiendo del campo magnético del viento solar. Este proceso es diferente en Urano porque gira "yaciendo sobre su lado", según concluyen los científicos estadounidenses. Y, en concreto, porque su eje está inclinado en 60 grados. "Urano es una pesadilla geométrica", comenta Carol Paty, investigadora que participó en el estudio. "El campo magnético gira muy rápidamente […] Cuando el viento solar magnetizado choca con este campo en la …

El Sol podría tener un 'gemelo malvado' llamado Némesis

Un estudio nuevo apunta a que nuestra estrella nació junto con un gemelo que orbitaba alrededor del mismo punto.



Los resultados de un reciente estudio realizado por astrofísicos de las universidades de Harvard y Berkeley publicado en el portal especializado arxiv.org sugieren que en el momento de su nacimiento, el Sol podría haber tenido un 'gemelo' llamado Némesis. Se trata de un fenómeno llamado sistema binario, que es bastante habitual en el universo, cuando dos estrellas cercanas orbitan alrededor de un centro de masa común. En su investigación, los científicos suponen que el nacimiento de la mayoría de las estrellas va acompañado de la creación de un sistema binario, lo que puede significar que nuestro astro rey tuvo un gemelo. Gemelo 'malvado' Los investigadores recuperaron la hipótesis de Némesis (bautizado así en honor a la diosa de la venganza), propuesta por el físico R. A. Muller en 1984. Según el científico, Némesispodría haberse convertido en una enana marr…

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.