Ir al contenido principal

Astrónomos detectan un nuevo tipo de ondas gravitacionales


Los científicos han percibido esas emisiones novedosas creadas como consecuencia de la fusión de dos estrellas de neutrones en una galaxia distante.



El Observatorio Austral Europeo (ESO) ha anunciado un hallazgo que supone "el principio de una nueva era" en la cosmología, debido a que ha observado por primera vez una combinación de ondas gravitacionales y luz procedentes de un mismo acontecimiento: la fusión de dos estrellas de neutrones.
En primer lugar, este descubrimiento supone la detección de una quinta onda gravitacional, denominada GW170817 por los especialistas, que el pasado 17 de agosto fue observada gracias a la colaboración del instrumento LIGO, en EE.UU., y el interferómetro Virgo, en Italia.
Se trata de la primera onda gravitacional detectada cuyo origen no es la colisión de agujeros negros.
Tan solo dos segundos después de observar esa onda gravitacional, los satélites espaciales Fermi e Integral detectaron un estallido corto de rayos gamma.
Según la comunicación de este lunes, tanto la señal óptica como las ondas gravitacionales provenían de la fusión de dos estrellas de neutrones, que se produjo a 130 millones de años luz de la Tierra. Este fenómeno, llamado kilonova, fue predicho hace 30 años, pero su existencia no se había podido confirmar hasta ahora.
La comunidad científica se ha llenado durante las últimas semanas con especulaciones que hablan de que LIGO había descubierto algo intrigante. Las habladurías comenzaron a volverse más serias después de que un astrónomo de la Universidad de Texas tuiteara "Nuevo LIGO" e hiciera una referencia a un componente óptico, lo cual podría significar que se ha encontrado algo más allá de la fusión del agujero negro que el detector había descubierto hasta ahora.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.

Una fuerte tormenta magnética afectará a la Tierra durante varios días

Esta incidencia podría provocar fallos en los dispositivos electrónicos y aumentar el riesgo de accidentes.



Una tormenta magnética afectará a la Tierra este viernes 13 de octubre, según informa el centro meteorológico ruso Fobos y cita TASS. El fenómeno, causado por la llegada de viento solar a nuestro planeta, se extenderá hasta el 14 de octubre. Asimismo, el campo magnético terrestre podría sufrir alteraciones desde dos días antes a esa tormenta y hasta el 15 de este mes. Los meteorólogos indican que esta incidencia podría provocar fallos en los dispositivos electrónicos y aumentar el riesgo de accidentes, ya que existe la opción de que afecte a los equipos de navegación y telecomunicaciones. Además, las personas más sensibles a estas situaciones meteorológicas tendrán más opciones de sufrir molestias físicas, desde dolores de cabeza hasta nerviosismo, irritabilidad, agotamiento o ansiedad. La última serie de tormentas magnéticas comenzó el pasado 6 de septiembre, cuando llegaron a …

¿Qué es lo que pasa con la Luna estos días, por qué es tan hipnótica?

Internautas de los países del hemisferio norte de la Tierra han empezado a divulgar espectaculares imágenes de nuestro satélite, que en los últimos días parece ser inusualmente grande y brillante.



Estos primeros días de octubre, las personas que viven en los países del hemisferio norte pueden observar un fenómeno inusual: la llamada Luna de la Cosecha, informa 'National Geographic'. Se trata de la primera Luna llena de la temporada, que normalmente tiene lugar en septiembre. 

Se denomina la Luna de la Cosecha a la Luna llena más cercana al equinoccio de otoño, que suele ocurrir alrededor del 22 de septiembre. Esto significa que esta aparece generalmente en septiembre, pero este año el fenómeno se ha retrasado hasta octubre, algo que no sucedía desde el 2009 y no se repetirá hasta el año 2020.


La Luna de la Cosecha alcanzó su fase completa la noche de este 5 de octubre, alrededor de las 8 de la tarde GMT y se podrá observar durante varios días, recoge 'The Washington Post'…