Ir al contenido principal

Los efectos que podría tener la tormenta magnética de este viernes


Los expertos advierten sobre posibles efectos sobre la salud y fallos en dispositivos electrónicos de navegación o telecomunicación.



Este viernes 13 de octubre, la Tierra sufrirá los efectos de una tormenta magnética provocada por viento procedente del Sol. ¿Qué consecuencias acarreará ese fenómeno?
La tormenta, de magnitud 4 en una escala de 10, se extenderá hasta el 14 de octubre. Asimismo, el campo magnético terrestre podría sufrir alteraciones desde el 12 y hasta el 15 de este mes.
Si bien esta incidencia no afectará al clima, podría provocar fallos en los dispositivos electrónicos de navegación o telecomunicación y, por tanto, aumentar el riesgo de accidentes.

¿Que es una tormenta magnética?

Una tormenta magnética es fruto de la reacción de nuestro planeta a las erupciones del Sol, que nos llegan en forma de viento solar. Así, ese astro expulsa miles de millones de partículas, que son capaces de alcanzar la Tierra al cabo de pocos días.
La magnetósfera —el campo magnético terrestre— minimiza los efectos de este fenómeno para que ese plasma solar no produzca "efectos catastróficos" y los seres humanos "siempre coexistieron con las tormentas magnéticas, incluso cuando desconocían "la actividad solar y el campo geomagnético" de nuestro planeta, explicó el astrónomo Serguéi Popov.

¿Qué efectos tendrá sobre la salud?

Las personas más sensibles a estas manifestaciones meteorológicas tendrán más opciones de sufrir molestias físicas, desde dolores de cabeza hasta nerviosismo, irritabilidad, agotamiento o ansiedad.
Sin embargo, Popov reconoce que "resulta imposible predecir con exactitud la manera en que esa tormenta nos puede afectar" y asegura que, para estar más seguro, hay que tener en cuenta tanto su magnitud como "la temperatura ambiente y la presión atmosférica" durante los días que dure el fenómeno.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.

Nave espacial capta una imagen espectacular de la Tierra 60 millones de km

La nave OSIRIS-REx, que obtuvo esta fotografía única, se está dirigiendo al asteroide Beenu para tomar muestras de su superficie.



La NASA ha publicado una espectacular imagen de la Tierra y la Luna captada por una nave espacial en su camino hacia un asteroide. La imagen en blanco y negro fue tomada a 63,6 millones de kilómetros de nuestro planeta. La nave espacial OSIRIS-REx, equipada con la cámara NavCam1, se estaba alejando de la Tierra a una velocidad de 8,5 kilómetros por segundo en el momento en el que hizo la foto el pasado 17 de enero. La Tierra aparece como un pequeño círculo brillante en el medio de la imagen, acompañada de su satélite natural a la derecha. La misión OSIRIS-REx fue lanzada en 2016 con el objetivo de tomar muestras del asteroide Bennu, cercano a la Tierra. Se espera que alcance su objetivo en agosto y que tome una muestra en julio de 2020. La muestra será enviada a la Tierra en un contenedor en 2023.

Científicos: La Tierra 'se tragó' a otros planetas

El impacto de los protoplanetas 'devorados' por la Tierra es mucho mayor de lo que se creía.



Un modelo de los primeros tiempos de existencia de la Tierra ha demostrado que la contribución de planetesimales, o protoplanetas, en el desarrollo del nuestro planeta fue mucho mayor de lo que se creía hasta ahora, informa la revista Cosmos. Los planetesimales son los protoplanetas que 'bombardearon' la Tierra hace unos 4.500 millones de años, después de que nuestro planeta, en las primeras etapas de su existencia, se estrelló contra otro planeta díscolo del tamaño de Marte. Los protoplanetas se originaron a partir de la materia interestelar resultante de la creación de la nebulosa solar, formando rocas que variaban desde el tamaño de un grano de arena hasta discos de más de 3.000 kilómetros de diámetro. Los modelos anteriores sugirieron que cuando estos embriones de planetas se estrellaron contra la Tierra: su masa se dispersó e integró en el manto del planeta. Se estimó que …