Ir al contenido principal

Descifran el misterio del océano líquido en una luna de Saturno que podría albergar vidas


Los expertos basaron su estudio en datos recogidos por la sonda Cassini de la NASA antes de su desintegración.



Un grupo internacional de científicos ha detectado actividad hidrotermal debajo de la corteza de hielo de Encélado, una de las lunas de Saturno, lo que implica la presencia de un "océano global" que no se ha congelado por completo. El equipo cree que las características de su interior mantienen caliente grandes cantidades de agua y permiten que otros materiales circulen a través del océano, abriendo la posibilidad de que este pueda sustentar algún tipo de vida.
En un estudio publicado este lunes en la revista Nature Astronomy, los expertos analizaron los datos que obtuvo la sonda Cassini de la NASA antes de desintegrarse en la atmósfera de Saturno el pasado 15 de septiembre. La información incluye detalles sobre los patrones del hielo de su océano y de sus géiseres, que arrojan vapor en su superficie.

La clave: su núcleo

Usando modelos teóricos para explicar la existencia del océano bajo su superficie helada, los investigadores han concluido que una masa de agua en tales condiciones solo es posible si es calentada por algo más que la fuerza de marea que produce la fuerza gravitatoria de Saturno.
"Se requiere una potencia de calor anormalmente alta, así como un mecanismo para enfocar la actividad endógena en el polo sur", apunta el estudio.
Gael Choblet, de la Universidad de Nantes (Francia) y autor principal de la investigación, afirma que la alta permeabilidad del núcleo es la causa probable del flujo de agua que se infiltra y rezuma desde su interior a una temperatura cercana a los 90°C. Esto podría explicar el adelgazamiento de la capa de hielo en ciertas áreas.
"La estructura y la composición del núcleo rocoso de la luna podrían desempeñar un papel clave en la generación de la energía necesaria", asegura Choblet.

Ambiciosos proyectos para explorar Encélado

La NASA planea construir un instrumento de onda submilimétrica bajo el acrónimo de SELFI (Submillimeter Enceladus Life Fundamentals Instrument), para estudiar la composición de sus géiseres y medir rastros de sustancias químicas en las columnas de vapor de agua y partículas de hielo que emanan de las fisuras.
Asimismo, la Agencia Espacial Europea pondrá próximamente a prueba un radar de penetración que se espera pueda probar la teoría del calentamiento en Encélado y allanar el camino para que su océano pueda explorarse con mayor detalle.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.

Nave espacial capta una imagen espectacular de la Tierra 60 millones de km

La nave OSIRIS-REx, que obtuvo esta fotografía única, se está dirigiendo al asteroide Beenu para tomar muestras de su superficie.



La NASA ha publicado una espectacular imagen de la Tierra y la Luna captada por una nave espacial en su camino hacia un asteroide. La imagen en blanco y negro fue tomada a 63,6 millones de kilómetros de nuestro planeta. La nave espacial OSIRIS-REx, equipada con la cámara NavCam1, se estaba alejando de la Tierra a una velocidad de 8,5 kilómetros por segundo en el momento en el que hizo la foto el pasado 17 de enero. La Tierra aparece como un pequeño círculo brillante en el medio de la imagen, acompañada de su satélite natural a la derecha. La misión OSIRIS-REx fue lanzada en 2016 con el objetivo de tomar muestras del asteroide Bennu, cercano a la Tierra. Se espera que alcance su objetivo en agosto y que tome una muestra en julio de 2020. La muestra será enviada a la Tierra en un contenedor en 2023.

La razón por la que el núcleo interno de la Tierra no debería existir

El proceso mediante el cual, según la teoría más aceptada, se formó el núcleo de nuestro planeta es técnicamente imposible.



Hace aproximadamente mil millones de años, el núcleo interno de la Tierra experimentó un crecimiento acelerado. La bola de metal líquido que se encuentra en el centro de nuestro planeta cristalizó rápidamente debido a la disminución de las temperaturas, y creció constantemente hasta alcanzar un diámetro de aproximadamente 1.220 kilómetros, un tamaño que —se cree— sigue manteniendo hasta nuestros días. Esa es la teoría convencional sobre la creación del núcleo interno del planeta. Sin embargo, un nuevo estudio publicado recientemente en la revista Earth and Planetary Science Letters ha mostrado que es técnicamente imposible que ese proceso tuviera lugar. El estudio, liderado por Steven Hauck, un profesor de la Universidad Case Western Reserve en Ohio (EE.UU.), ha demostrado que el modelo convencional no incluye un detalle importante que convierte esta teoría en de…