Ir al contenido principal

El 'divorcio' de dos asteroides avala la existencia del 'Planeta Nueve'

Imagen artística

Las órbitas de dos objetos transneptunianos pudieron haber sido alteradas por las fuerzas gravitacionales de un cuerpo masivo. ¿Fue el noveno planeta?



Dos remotos cuerpos celestes podrían haber constituido un asteroide binario en el Sistema Solar antes de ser separados por el enigmático 'Planeta Nueve' hace millones de años, según un nuevo estudio.
Un grupo de investigadores españoles del Instituto de Astrofísica de Canarias y la Universidad Complutense de Madrid ha realizado una investigación espectroscópica de dos asteroides –el 2004 VN112 y el 2013 RF98–, que están situados más allá de la órbita de Neptuno.
Usando el espectrógrafo OSIRIS del Gran Telescopio Canarias, ubicado en el Observatorio del Roque de los Muchachos (La Palma), los investigadores hallaron que las órbitas de los asteroides son prácticamente idénticas. Sus polos orbitales están separados por un pequeño ángulo.
El equipo también analizó el espectro visible de los objetos para determinar su composición: es decir, si tienen hielo en su superficie, están compuestos de carbono o incluso de silicatos amorfos.
Los resultados indican que los dos asteroides podrían tener un origen común. Ambos son parte de un grupo de asteroides clave en la confirmación de la hipótesis del la existencia del llamado 'Planeta Nueve'.
Simulaciones numéricas sugieren que un planeta de entre 10 y 20 masas terrestres que orbita alrededor del Sol a una distancia de entre 300 y 600 unidades astronómicas podría haber dividido los asteroides hace entre 5 y 10 millones de años. Una unidad astronómica equivale a la distancia media entre el Sol y la Tierra.

¿Cuáles son las evidencias de la existencia del Planeta Nueve?

El astrónomo planetario del Instituto de Tecnología de California Mike Brown llegó a principios del año pasado a la conclusión de que probablemente exista un noveno planeta en nuestro Sistema Solar después de estudiar el comportamiento de seis objetos en el cinturón de Kuiper que orbitan el Sol más allá de Neptuno.
Esos cuerpos espaciales tienen órbitas que parecen estar influenciadas por la gravedad de un planeta oculto que se encontraría 20 veces más lejos que el octavo planeta, Neptuno.
Las órbitas de estos seis objetos son inusualmente poco distantes entre sí. Es decir, los objetos parecen estar agrupados respecto a sus posiciones de perihelio y planos orbitales. Las probabilidades de que se trate de una casualidad son tan solo del 0,007%. Por eso la hipótesis de la existencia del noveno planeta es bastante sólida para los científicos. Ahora los astrónomos de varios países quieren verlo a través de sus telescopios.

¿Cuáles son las carácteristicas del noveno planeta?

Si el 'Planeta Nueve' existe, su tamaño es considerable. Su masa estimada debe de superar en diez veces la de la Tierra y ha de tener alrededor de dos a cuatro veces el diámetro de nuestro planeta, lo que lo situaría en el quinto lugar del Sistema Solar con arreglo a su tamaño después de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Se cree que está a una temperatura de 226 grados centígrados bajo cero (47 grados Kelvin).
Asimismo el nuevo planeta se encontraría 20 veces más lejos que el octavo, Neptuno. Posiblemente el hecho más impactante es que el 'Planeta Nueve' necesitaría de 15.000 a 20.000 años para completar su viaje alrededor del Sol.
Un estudio de científicos de la Universidad de Berna asegura que la estructura del Planeta Nueve consta de un núcleo de hierro, manto de silicato, una posible capa de hielo de agua, una de gas y atmósfera.

Comentarios

  1. Gracias les doy a google + por su valiosa informacion les deseo mucchos exitos

    ResponderEliminar
  2. Si esto se llegara a validar seria sumamente interesante..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Científicos se topan con "una pesadilla geométrica" en el Sistema Solar

La magnetosfera de Urano presenta una anomalía que ha sorprendido a un grupo de científicos estadounidenses.



Como si tuviera un interruptor y pasara del 'on' al 'off'. Así funciona la magnetosfera de Urano, según una nueva investigación llevada a cabo por científicos del Instituto de Tecnología de Georgia, EE.UU. La magnetosfera del séptimo planeta del Sistema Sola se abre para el viento solar, pero muy pronto se cierra desviándolo, proceso que la distingue, por ejemplo, de la de la Tierra, que se abre o se cierra dependiendo del campo magnético del viento solar. Este proceso es diferente en Urano porque gira "yaciendo sobre su lado", según concluyen los científicos estadounidenses. Y, en concreto, porque su eje está inclinado en 60 grados. "Urano es una pesadilla geométrica", comenta Carol Paty, investigadora que participó en el estudio. "El campo magnético gira muy rápidamente […] Cuando el viento solar magnetizado choca con este campo en la …

El Sol podría tener un 'gemelo malvado' llamado Némesis

Un estudio nuevo apunta a que nuestra estrella nació junto con un gemelo que orbitaba alrededor del mismo punto.



Los resultados de un reciente estudio realizado por astrofísicos de las universidades de Harvard y Berkeley publicado en el portal especializado arxiv.org sugieren que en el momento de su nacimiento, el Sol podría haber tenido un 'gemelo' llamado Némesis. Se trata de un fenómeno llamado sistema binario, que es bastante habitual en el universo, cuando dos estrellas cercanas orbitan alrededor de un centro de masa común. En su investigación, los científicos suponen que el nacimiento de la mayoría de las estrellas va acompañado de la creación de un sistema binario, lo que puede significar que nuestro astro rey tuvo un gemelo. Gemelo 'malvado' Los investigadores recuperaron la hipótesis de Némesis (bautizado así en honor a la diosa de la venganza), propuesta por el físico R. A. Muller en 1984. Según el científico, Némesispodría haberse convertido en una enana marr…

Un asteroide gigante se acercará a la Tierra en cuestión de horas

El cuerpo celeste, de 1 kilómetro de diámetro, se está dirigiendo hacia el planeta a una velocidad de 140.000 km/h.



El asteroide gigante 2002 AJ129 (276033) se está aproximando a la Tierra a una velocidad aproximada de 140.000 km/h. Su diámetro ronda un kilómetro y representa un peligro enorme en caso de que se aproxime al planeta lo bastante como para una colisión.
Sin embargo, los astrónomos de la NASA, que conocen a este objeto celeste desde enero del 2002, han calculado que nos va a separar del punto más próximo de su trayectoria elíptica "10 veces la distancia que hay entre la Tierra y la Luna". El asteroide alcanzará ese punto el 4 de febrero a las 21:31 GMT.
Los científicos estiman como muy baja la probabilidad de impacto.